viernes, 8 de enero de 2010

LOS 75 AÑOS DEL REY ELVIS PRESLEY


No hay nada más agradecido en el mundo del cine o de la música que una muerte prematura y más si esta es accidentada, y como ejemplos las de Marilyn Monroe o la de James Dean, la primera fallecida por sobredosis de píldoras para dormir y la segunda por accidente de coche, cuando ambos eran las estrellas y promesas del momento. La imagen que nos ha quedado de ellos ha sido la de su eterna juventud.

.

Habría que imaginar por un momento a una Marilyn Monroe en esta época actuando en una serie televisiva como una ama de casa rodeada de hijos y nietos, pero eso sí, de rubia platino; o a James Dean como capitán de una nave espacial intentando de salvar al mundo de una ataque nuclear, gordo y casi calvo, los años no tienen perdón para los vivos.

.

Y en el mundo musical más de lo mismo, un Jimmy Hendrix con cazadora militar y un pañuelo sujetando su despoblada caballera o a un Brian Jones (guitarrista de los Rolling Stones) con su melena a lo “príncipe valiente”, eso sí, con 65 años, o a un canoso John Lennon cantando “Imagine” ¿Estaría Yoko Ono aún a su lado? Y al “Rey” Elvis Pressley con patillas y tupé teñido, con capa plateada colgándole de la espalda y un cinturón de 20 centímetros de ancho con una hebilla de águila tapándole su pronunciada barriga con 75 años bien cumplidos.

.

De estos personajes siempre nos quedará la imagen y el recuerdo de su juventud ya que nunca envejecerán, de su rebeldía, de sus ganas de “comerse” el mundo. Tras sus muertes se han convertido en iconos de generaciones, dioses que están por encima del bien o del mal. Después de sus desapariciones nadie los juzgarán porque ya no se podrá apreciar lo que les deparaba el futuro en sus carreras artísticas y sus trabajos póstumos los consagrarán aún más. Sus vidas y recuerdos ya nos pertenecen, forman parte de la herencia cultural de nuestros días, son tan nuestros como las Pirámides, La Estatua de la Libertad o la botella de Coca Cola. Comienza el espectáculo. “La muerte os sienta bien”.

3 comentarios:

maria jose moreno dijo...

Me gusta compartir tus recuerdos.
Un beso

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

A mí me gusta recordar al rey del rock con su pelo corto, sus pantalones estrechos y su característico movimiento de cadera.

¡Qué guapo era el puñetero!

Cuando yo era una adolescente, él ya era muy mayor, y tenía mucho peso, pero en la revista Super Pop, aún venían sus fotos de jovenzuelo y algún poster que yo pegaba en mi habitación junto al de John Travolta.

Saludos.

A.R.O. dijo...

Ciertamente la muerte prematura los convierte en mitos, aunque si hubieran podido elegir habrían elegido la vida y la decrepitud.