miércoles, 30 de mayo de 2012

¡DIOS......!!!!


“Historias de Escuela”, estudié durante 10 largos cursos en un colegio de curas en Chipiona, desde los 5 años hasta los 15, estaba claro que la asignatura de Religión era una de las fuertes, comparadas con las Matemáticas o el Lenguaje, era una “cosa normal…”, durante mucho tiempo nos contaron aquello de que Dios creó el mundo en siete días, la historia de Adán y Eva con Paraíso y manzana incluida o que nos creó a su imagen y semejanza…

Pero mis grandes dudas surgieron cuando llegaron las clases de Naturaleza y descubríamos bastante asombrados que nos explicaban la teoría de Charles Darwin de evolución y no de creación…, y que el hombre descendía del mono.

Pues en mi infantil imaginación titubeaba, y no sabía si tenía que ir directamente a confesarme o a pedir las llaves del infierno… pobres niños.

11 comentarios:

emejota dijo...

La parte positiva Mame, es que lo que no mata engorda, y afortunadamente te veo de muy buen ver. ;) . No quiero juzgar, pero te recuerdo que en todas partes de este planeta cuecen habas y la infancia siempre es lo más frágil. Bssss.
Ahh me gusta esa imagen, el monito es una dulzura de bichejo.

mariajesusparadela dijo...

¿Y nunca te preguntaste con quién hacía sus cositas Caín? ¿con mamá? ¿o tenía hermanitas?

Genín dijo...

jajajaja El comentario de mariajesús me ha recordado que justamente era lo que yo pensaba...
Si te sirve de consuelo (Es un decir, ya se que no) yo estudié con curas, y casi todo el bachillerato INTERNO con los capuchinos en el Colegio de Lecaroz, en Navarra, así que sobra decir que te comprendo muy bien, ellos me hicieron ateo total.
Salud

José María Arroyo Bermúdez dijo...

Yo no estudié con los curas, pero tenía un tutor que había sido oficial de complemento de los fascistas durante la Guerra Civil y me dio la bofetada más grande que he recibido nunca porque me entró risa cuando estábamos rezando. Fue al acabar de santiguarse… en el nombre del padre, del hijo, del espíritu santo y… ZAS¡¡¡ Debía ser una ofensa tremenda para el Señor escuchar las risa de un niño de ocho o nueve años. No me cagué en su puta madre porque entonces no decía tacos, no sé si por ser temeroso de Dios o por estar temeroso de que ese cabrón me fusilase en el patio del recreo y encima mi padre me arriara la badana. Un saludo.

Dilaida dijo...

Somos muchos los que vivimos esa etapa de nuestra vida bajo la influencia y las creencias de la religión.
Te aconsejo que leas Caín de Saramago, no para que te aclare nada que supongo que ya lo tienes todo muy claro, pero merece la pena otro punto de vista.
Bicos

Mos dijo...

Es que la religión y la ciencia nunca fueron de la mano, Mamé.

Pobrecito Galileo cuando lo acusaron de hereje por decir que la Tierra se movía.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

María dijo...

Soy una de las ateas que la religión católica creó con su fanatismo. Ya no me interesa en absoluto lo que hagan con los niños en sus escuelas; si los padres quieren colegios religiosos allá ellos. Te recomiendo yo también el libro "Caín" te hará sonreir que buena falta hace..

José Vte. dijo...

Yo que estudié en un colegio público pero como era preceptivo con gran arraigo católico, eran los años que eran, y que además fui monaguillo durante varios años, tenía en la religión una de mis asignaturas favoritas, me lo sabía todo de rechupete, jaja.
No me arrepiento, eso mismo me ha hecho comprender muchas cosas.

Un abrazo

Alfonso Saborido dijo...

Mancha de ímpios todos!!!! Monseñor Camino pásese por aquí hombre y mire esta genteeeee!!! XDDD

Ceferina dijo...

Es muy fácil manipular a un niño con el miedo.
Se me viene un poema de León Felipe.

Yo no sé muchas cosas, es verdad
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos...
Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos...
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos...
Que los huesos del hombre los entierran con cuentos...
Y que el miedo del hombre
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos...
Y sé todos los cuentos.


...Nos han contado demasiados cuentos.

nocheinfinita dijo...

Dices bien Mamé... pobres niñ@s.

Un abrazo