martes, 16 de diciembre de 2014

2004 - 2014


"Esta mañana..."



Septiembre de 2004 la última vez que me corté el pelo.

Los 80

Más 80

Diez años 2004 2014 sin cortarme el pelo, ya ha pasado una década desde que volví a dejármelo, lo tuve también entre 1978 y 1981, y luego en la mili descubrí lo cómodo que era el “pelo corto obligado”, en los locos 80 mechones, tupés y pequeñas crestas coronaron mi cabeza para disgustos de mis padres.

Ahora de vez en cuando, Manuela me recorta un poco las puntas con enfado mío incluido, ya que nunca estoy dispuesto a cortármelas.

Por mucho que la gente me diga que me pele por ahora dudo que lo haga, ya me llevaré bastante tiempo calvo…

Hoy

5 comentarios:

Genín dijo...

Claro, haz lo que quieras, solo que llevarlo bien como el tuyo tiene que dar mucho trabajo...
Salud

Maripaz dijo...

Jajaja, que fotos más divertidas de jovencito. A mi me gustas con el pelo largo, es como tu seña de identidad.

Marinela dijo...

Haces bien en ir como quieres, La cabeza es nuestra identidad y tenemos que ser coherente con nuestros gustos.

¡Felices fiestas!

Saludos.

Mos dijo...

Ha llegado la Navidad. Todo se convierte en alegría, buenos propósitos y, parece ser que, afloran los mejores sentimientos de nosotros hacia los demás. Es tiempo de unirse las familias, los amigos y disfrutar todos juntos. Insisto: todos nos volvemos un poco mejores; dejamos escapar ese corazoncito que llevamos dentro y deseamos los mejores parabienes a toda persona que se cruza en nuestro camino.
A mí, personalmente, no me gustan demasiado estas fechas. Tal vez porque de pequeño soñé demasiadas veces con unas navidades que nunca tuve y eso, queridos amigos, te marca mucho cuando eres niño. Ahora, ya adulto, pienso mucho en esos ancianos privados del calor de sus familias en estos días de tanta armonía. ¿Se habrán cumplido sus sueños?
Dicho esto, de veras que os deseo a todos unas felices fiestas; que reine la armonía y la felicidad en compañía de los vuestros. Si tenéis niños, no les rompáis la ilusión y que noten que los queréis. También a los abuelos. Y a todos deciros que ese sentimiento de hermandad que tanto mostramos en estos días, debería permanecer igual el resto del año.
Bueno, que tengáis las navidades que cada uno de vosotros hayáis soñado y que sigáis soñando más allá de estas fechas. Que el 2015 sea más positivo que éste para todos.
Un abrazo afectuoso de Mos desde el otro lado de la orilla.

Sara O. Durán dijo...

Mamé, que nunca te falte salud, paz, felicidad, sea Navidad o sea cualquier día. Siempre, siempre.
Un abrazo grande.