lunes, 23 de agosto de 2010

EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS (VERANOTOÑO)



Un día indeterminado en una valla publicitaria nos anunciarán “La vuelta al cole”, posiblemente sea veintitantos agosto, pero es en ese preciso momento es cuando el verano se da por concluido. 

No se sabe exactamente quién lo decide, no son los meses ni los cambios climáticos, sino los anuncios de Donuts y Bollycaos, unidos a las mil y unas colecciones que nos distraerán de un largo otoño y de un invierno menos callejero. 

Es curioso como ciertos individuos se “apuntan” absolutamente a todo, si sale en “la tele”, y son capaces de pelearse con el quiosquero por el último coleccionable… “Jamón de Jabugo de 9 J” en cincuenta entregas semanales, con regalo del hueso y cinco lonchas de tocino en la primera, o aprenda a jugar al ajedrez en 225 fascículos con obsequio del tablero y el cubilete de dados, pero lo insuperable es aprende a tocar la zambomba con los pies en 53 DVD asegurando plena garantía en triunfar en todas las fiestas, siendo el centro de atención, ¿Cómo para no serlo…?

Pero sin lugar a duda, el producto estrella es la crema regeneradora de extracto de baba de caracol “Celltone” “Anunciado en TV”, resulta que después de décadas de espumar el caracol para limpiarles sus babas y dejarlos “limpitos”, unos estudios científicos revelan que tiene propiedades curativas, y que gracias a un componente muy “secreto” llamado alantoína, pueden quedarse como nuevos, yo me planteo si “por aquí abajo” no hemos estado un poco lento dejando escapar una maravillosa fortuna con los dichosos animalitos babeantes, al parece el único requisito para que la sustancia sea efectiva, es el estrés de los moluscos y hasta eso sería fácil de conseguir, solo habría que llevarlos un sábado de verano y pasearlos por cualquiera de las calles del centro e intentar que cruzaran de dos en dos sin ser arrastrados por alguna “chancla asesina”. 

Otra cosa que me llama extraordinariamente la atención es la famosa cama hinchable, realmente no conozco a nadie que la haya comprado y si lo han hecho deben de estar en la basura, porque no se explica como aún siguen llegando a principios de la época estival esas bacas atestadas de colchones de goma espumas que no dejan visualizar ni la marca del coche, y en cuando a las cremas y las pastillas adelgazantes “milagrosas” de la operación bikini todo es mentira, las playas siguen con los mismos “grosores” de toda la vida...

Y otro día indeterminado esta vez a finales de septiembre, los Turrones El Almendro nos recuerdan que hay que volver a casa por Navidad y que las Muñecas de Famosas van directas al Portal (con todo el peso del calor). 

Y de nuevo el 6 de enero ya es primavera en El Corte Inglés y es que al final los viejos van tener razón y la culpa de tanto intrusismo estacional la van a tener los americanos por mandar tantos cohetes a donde no deben.

Realmente ¿Somos tan consumistas? ¿Dejándonos llevar por el primer anuncio que nos muestra un cuerpo “Danone” o un estilo de vida diferente? ¿Y si solo se trata de sacarnos los cuartos y no somos tan calvos, gordos o tan cicatrizados como nos quieren hacer ver? No creo que la televisión mienta, yo por si acaso me voy a inflar mi colchón y mientras me tomo mis pastillas de sojas y algas marinas del Mar Muerto me extenderé un poco de baba de caracol por mi quemada espalda que dicen que es mano de santo...

11 comentarios:

emejota dijo...

Me parecen estupendas todas esas decisiones, nada como hacer caso omiso de la propaganda para sentirse feliz:D. Oye que voy de broma, ya te digo para lo que me sirven ciertos anuncios en medio de una buena peli...para acabar de fregar los platos, una bendición. Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Yo no hago demasiado caso de la tele, pero recuerdo que hace años jugábamos a los anuncios y lo pasábamos genial (sin necesidad de comprar nada de lo que anunciaban).
(te dejo venir a mi huerto a llevarte los caracoles que me acaban con los repollos)

impresiones de una tortuga dijo...

Pués a mí los anuncios me sirven para levantarme un poco,ir a tender la ropa antes de que el asesino cometa otro disparate, ducharme mientras las "belenes"se retocan las narices clónicas, etc.
Por cierto, a mi nieto lo entretienen mucho, pero yo ta me considero mujer 10 sin necesidad de mas baba que la que se me cae con él. Tengo el aspecto de una escultura de Botero (es un honor, que el señor Botero pensara en las celulíticas) Me considero dichosa por poder disfrutar de la vida sin complejos, en cada año llevo miles de momentos buenos y malos, no me quito ní uno y no volvería "patrás" ni muerta. En fín que no, Mamé, que yo, también creo que solo hacen caso de los anuncios unos pocos, pero con ésos pocos comen muchos y nos dán el coñazo a los que pasamos. Me íba a comprar un quema-grasas, pero tienen té verde y me excita mucho. Saludos.

Princesa.triste.115 dijo...

Ya sabes Mamé, toda esa publicidad es engañosa pero lo peor de todo es que convencen a niños y adolescentes.
Recuerdas los tazos de las pataras, esos de los pokemon?
Ufff todos los días teníamos que comer patatas por obligación porque a ellos sólo les interesaban los dichosos tazos de pokemon.

Un saludito y aunque haga calor....ya está la vuelta al cole

__MARÍA__ dijo...

"El final del verano llegó
y tú partirás
Yo no sé hasta cuando
mi amor recordarás"
Decían el Duo Dinámico en su romántica balada post-vacacional.
Es la canción que a mí se me viene a la mente cada vez que veo los anuncios de fascículos en la tele.

Besos

Alfonso dijo...

No me hables de El Corte Inglés, que estoy negro, Intereconomía regala corticoles uafg

AROBOS dijo...

Me he reído con tu entrada, que está simpática y acertada. Es verdad que los grandes almacenes intentan macarnos el ritmo de la vida, y a veces lo consiguen. ¿Recuerdas ese anuncio que se escucha aún entre los fríos invernales y que afirma que "Ya es primavera en el Corte Inglés"?

Genín dijo...

Ya, hay gente pa to...
Y los de Marketing lo saben...
También es cierto que el mundo está lleno de gente inteligente pero también de gilipollas...
Salud

Maripaz Brugos dijo...

Jajajajaja...Mamé, me has hecho reir un rato.Tienes toda la razón, la psicologia del anuncio, no falla casi nunca. Tanto repetirnos las cosas a todas las horas, terminamos picando.

Anna Jorba Ricart dijo...

Ni adios ni hola....Mamé ¡ que abandonados nos tienes!...

De pequeña jugaba con la publicidad de la Tv a decir antes que nadie de que producto se trataba el anuncio...
ahora no la soporto....
pero la voragine de estos tiempos te arroya muchas veces.
Un saludo.

Elba dijo...

Mame , que me hiciste reir , porque de este lado del planeta pasa exactamente lo mismo...Yo suelo aprovechar ese momento de la publicidad insufrible para hacer mis cosas ...beso enorme y gracias por traer alegria...