martes, 13 de marzo de 2012

EL GRITO EN EL CIELO

Era el año 1982 y el grupo musical “Alaska y Dinarama” nos sorprendía con una canción de su disco “Canciones profanas” llamada “Crisis” y su letra nos anunciaba lo siguiente:

“Ventas, rentas, saldos, hipotecas,

alquila, compra, vende, arrienda,

oferta, demanda, valores en alza,

suben y bajan, acciones de bancas,

inflación, devaluación, explotación,

deuda exterior.

Crimen, robo, extorsión, raptos, atracos,

Violación, adulterio, trata, alternes,

mafia, juego, vicio, drogas,

Sodoma y Gomorra.

Guerra, misiles, bombas, torpedos y crisis”.

Hace ya 30 años, pero el mensaje está tan latente como el día que se compuso; sólo hace falta leer los periódicos o ver un informativo para contemplar este panorama tan desolador en el que nos encontramos, donde el miedo de la crisis nos sobrevuela por encima de nuestras cabezas, creando una incertidumbre en una sociedad ya de por si desconcertada por la situación, ya que todos hablan y opinan desde sus púlpitos, pero nadie da soluciones.

¿No se quien tiene que subsanar este gran problema? El político, los economistas, los banqueros o los ciudadanos de a pie, que al final es el más afectado en cuestión. Y casi nadie aporta ideas o medidas que realmente zanjen esta adversidad ya a nivel mundial. Solo se dan respuestas de los motivos que la han producido, pero esto ya no es de gran consuelo ni aliento para la gente que la estamos padeciendo, ahora necesitamos remedios y arreglos y sobre todo una salida, ya estamos cansados de palabras vacías y monólogos insulsos de quien tiene la culpa de esta realidad social actual.

Hemos pasado de la abundancia a la escasez, de derrochar los euros a ahorrar los céntimos, ha llegado la época de las vacas flacas y nadie nos avisó de cómo enfrentarnos a esa circunstancia, porque hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades económicas, sin privarnos de nada, viene la hora de apretarnos el cinturón hasta perder el aliento. Crisis, crisis, crisis...


15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Yo creo que nunca he tenido vacas gordas. Al menos, nunca he tirado los céntimos.
Tampoco he sido educada en el arte de desperdiciar.
Esa ventaja os llevamos los mayores a las nuevas generaciones.

Dilaida dijo...

Estas cosas siempre nos pillan por sorpresa y sin estar preparados, unos menos que otros, pero todos lo vamos a pasar bastante mal. Bueno todos no, algunos están ganando más dinero que nunca.
Bicos

nocheinfinita dijo...

Ya sabemos todos quienes son los responsables de la crisis, por lo tanto quien la haya causado la tendrá que solventar, pero como sabemos que esto no es así, no nos queda otra que pelear por lo que es nuestro. Yo tampoco he derrochado ni he tenido nunca vacas gordas (cuando no había crisis tampoco).

Un fuerte abrazo.

María dijo...

Que tengas una buena semana.

Sara O. Durán dijo...

Nos distraen y nos distraemos de mil formas, que cuando las situaciones llegan a agravarse, parecieran sorprendernos como si no existieran de antes. Si estando bien fuéramos solidarios, no se llegaría a estos derrumbes.
Abrazos.

Genín dijo...

Suscribo todo lo que dice mariajesús, jamás he derrochado, me educaron para vivir lo mejor posible con lo que tenia, el sobrante lo invertía en familia y amigos o lo ahorraba, hace tiempo, bastantes años que soy feliz con las cosas sencillas y nada costosas de obtener.
Salud

Isabel Martínez Barquero dijo...

También estoy cansada de tanto mareo con la crisis, que si ha sido por esto o por lo otro.
Lo que urgen son soluciones, eso deben saber políticos y economistas, meras marionetas en manos del mercado. Y, claro, eso si les interesa a quienes manejan el cotarro en el mundo, una veintena de mega-ricos que nos estrellarán a todos en su ambición desmedida.
También estoy hasta la coronilla de esta crisis, que más que crisis ya es recesión.
Abre el paraguas para lo que aún nos espera.

Fiaris dijo...

Tema que se repite en todas partes del mundo,en fin adaptarse y ¡VIVIR!!!!
CARIÑOS

José Vte. dijo...

Y encima todo es amenazar con que lo peor aun está por llegar. Hablan los que la han diseñado que esta reforma laboral va a traer más de 600.000 parados mal. Casi seis millones de parados, ¿alguien se ha parado a pensar que es practicamente imposible recolocar siquiera tres millones sin industria que hay?. ¿Entonces que...?

Saludos aunque muy desencantados

josefina dijo...

Vienen a mi recuerdo cosas de mi niñez y recuerdo lo feliz que era cuando podía conseguir algún céntimo para comprar "chuches".
Lo que siento es que lo volvamos a vivir, en la vejez que soñábamos tranquila y sin demasiados problemas.
¿Que será de nuestros hijos y nietos, ellos acostumbrados al bien vivir?
Un beso

emejota dijo...

Resulta evidente que esté de acuerdo con M.Jesús y Genín, cuestiones generacionales. Hay que estar a las duras y a las maduras... y sobre todo... desarrollar la capacidad de ingenio. Bs.

Mos dijo...

Vuelven los malos tiempos, los tiempos de la escasez para la mayoría. Los ricos siguen igual de ricos y sin soltar nada para salir del atolladero de este mercado global que nos oprime.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Mercedes Pinto dijo...

Tengo que confesarte que al leer esta letra de “Alaska y Dinarama” he sentido cierto alivio, está claro que lo que nos ocurre no es nada nuevo, que nada termina, todo vuelve a empezar. Espero que todo esto pase pronto y podamos recordar otras canciones de tiempos más felices.
Un abrazo y hasta pronto.

Ceferina dijo...

...Y en medio de este panorama el mercado de lujo ha subido un 20%. Ahora unos somos más pobres para que otros sean más ricos aun.
Buen fin de semana.

Abuela Ciber dijo...

Querido amimo Memé, permiteme que te llame así, te dire que por acá ya tenemos "el cuero curtido" de tantas crisis vividas.

Cariños