miércoles, 28 de enero de 2015

BAJARSE AL MORO...







De este viaje no se el año exacto, sería a mediados de los 90, como en aquel tiempo me apuntaba a un bombardeo, allí que me fui con 30 chipioneros a Marruecos, estuvimos muy cerca de la frontera de Ceuta, en Tetuán y Chaouen, pero reconozco que aquellos días cundieron bastante.

Una cultura totalmente diferente a pesar de lo cerca que estábamos, los bazares, llenos de colores, sabores, olores, él te, las especias y sobre todo artesanías: mobiliarios, textiles, cestería, metal, cueros, cerámicas, maderas…

Y lo mejor lo bien que lo pasamos, ya que el grupo nos conocíamos todos desde siempre, prometimos volver..., pero nunca lo hicimos, pero aquí quedan las fotos.

6 comentarios:

Genín dijo...

Es curioso, nunca me ha llamado la atención Marruecos, en realidad es todo lo contrario, no se porqué...
Salud

María A. Marín dijo...

Las caras tan jóvenes de los amigos...
¡El tiempo vuela!

mariajesusparadela dijo...

Bajarse al moro tenía, en mi tierra connotaciones "herbáceas"...

Ángeles dijo...

Marruecos... mi eterna asignatura pendiente¡¡ a ver si algún dia...
Bss

Sara O. Durán dijo...

Guau! que de vivencias interesantes tienes. Me encantó tu entrada.
Saludo de anís.

Maripaz dijo...

Cuantos recuerdos!
Que jovencito y pelaito...
Muchas gracias por tu cariñosa felicitación.