domingo, 15 de noviembre de 2015

LA NOCHE NO ES PARA MÍ...


Una noche cualquiera en los 80 en "El Tarsis"



La noche nunca fue para mí… y eso ha sido desde siempre no ahora que peino canas, incluso de joven llegaba un momento en la madrugada en la que todo perdía su encanto y magia, como en el cuento de La Cenicienta llegando a una hora todo lo próximo a mí dejaba tener interés y provecho, me sentía incómodo y perturbado, teniendo la sensación que perdía mi tiempo, era un proceso donde desperdiciaba más que ganaba…

Nocturnidad y alevosía, perros callejeros desdentados, lánguidas princesas desmaquilladas, zapatos de agujas sin puntas, escaparates de maniquís victimas del olvido, cartas marcadas en una partida contra la derrota, éxodo de puertas en puertas de luces parpadeantes ya sin brillos, yermas barras de bares siempre apunto de cerrar, destierro encubierto en un vaso de alcohol ya caliente, cuerpos manoseados por manos ajadas, ríos de sustancias venenosas y letales, sueños tóxicos a través de viajes por el desierto… al final será verdad que la noche nos confunde, hágase la luz…

5 comentarios:

Genín dijo...

Yo por el contrario soy totalmente noctámbulo :)
Salud

Isabel Martínez Barquero dijo...

Cómo me ha gustado volver a escuchar esta canción (qué de recuerdos de los locos 80…). Gracias, Mamé.
Oye, menudos pelos en la foto, moderno a tope, jeje.
Un abrazo.

María dijo...

O sí...

Naranjito dijo...

La noche de la foto debió de ser larga. Lo digo por los "dos o tres" vasos vacíos y por la cara de ... Pero tranquilo, una mala noche la tiene cualquiera.

José María Arroyo Bermúdez dijo...

Tampoco lo es para mí. Has descrito perfectamente la sensación que me embargaba cuando en los tiempos mozos tocaba salir por la noche. Hoy día ni me lo planteo. Saludos Mamé.