miércoles, 1 de diciembre de 2010

CUANDO...



Cuando la luz del faro que te guía en la oscuridad de la noche parpadea y lucha para permanecer encendida, al timón de tu vida con todas tus fuerzas, te aferras…
-
Cuando en el horizonte solo divisas una penumbra inquietante y parece que todos los elementos están contra ti, te desesperas...
-
Cuando en una guerra de gigantes donde tu eres una mera marioneta y alguien mueve tus hilos sin poderlo evitar, tu cerebro se separa de tu cuerpo, te exhaustas…
-
Cuando los bruscos movimientos te hacen caer en el suelo una y otra vez, besando el fango, y descubres que nadie está preparado para perder, te rebelas...
-
Cuando tu estrella dejó de brillar, los destellos poco a poco se fueron haciendo más minúsculos hasta desaparecer en un universo que ya no es el tuyo, te angustias…
-
Cuando tu ego menguante por las batallas perdidas se refugia en los recuerdos, atrincherado entre corazones rotos, te abates...
-
Cuando ya no te queda nadie y descubres que la soledad es tu única y fiel compañera, te derrumbas…

19 comentarios:

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Pues sí, Mamé.
Situaciones de soledad, de desesperación, de incertidumbre... Momentos en los que hay que agarrarse a algo y no dejarse caer. Eso es lo más importante: conservar siempre una llama de esperanza.

Saludos.

Anusky66 dijo...

Cuando las batallas se enlazan y se transforman en una lucha que parece infinita ,.... dan ganas de tirar la toalla ,de gritar que el mundo pare ,que te vas bajar de tan tedioso viaje.
pero como eso no es una salida viable tendremos que desconectar del problema un momento ,lo justo para tomar aire y recargar energía positiva junto a amigos y volver al día a día buscando un nuevo punto de vista desde el que tal vez encontremos la ansiada solución.

De momento un super abrazo desde el otro lado de la pantalla .

emejota dijo...

Así es, ahí estamos muchos aunque a otros tantos les cueste reconocerlo. Me ha gustado mucho la descripción. Muy valiente.
Como solución no se me ocurre otra que cambiar de expectativas, al considerar que solo somos producto de una sociedad determinada.
Es por esto mismo que a nivel particular el concepto de nihilismo me resulta útil. Un fuerte abrazo.

Marta dijo...

Mamè
puede que te desesperes, que te quedes exhausto, que te abatas, que te rebeles, puede inclusi que te derrumbes, pero me quedo con ,lo primero....."que te aferras"....no hay más
Y a por ellos que son pocos y cobardes!!!!.
Resistiremos
Petonets, sempre

Princesa115 dijo...

Mamé me has dejado muda.
Me encantó, son palabras bellas y totalmente ciertas.

Un saludo

Anna Jorba Ricart dijo...

Es muy duro darse cuenta de una cosa así...de que la soledad es la única compañera...
Hay que analizar ¿qué pasa?...y si hace falta, volver a empezar y a emprender cosas nuevas....

Anónimo dijo...

mame estas depre? no te preocupes eso es cosa del otoño , del frio de la lluvia y de la belen esteban.
besos a mi hermana

Eastriver dijo...

No es una casualdiad, porque muchas veces el mundo es un lugar muy hostil. Tampoco es casualidad encontrarse a veces con los amigos para celebrar cosas tan elementales como el haberse conocido.

Jose Vte. dijo...

El mundo, la situación, está mal, muy mal, pero aun así hay que sacar fuerzas de donde las haya y seguir mirando hacia delante, no queda otra.
Todos debemos darnos apoyo unos a otros, es lo que nos queda.

Un abrazo a todos

Pamela dijo...

Es que una vez que has tocado fondo, no queda más que empezar a remontar. Un gran abrazo, te enlazo, así no te pierdo de vista

felicitat dijo...

Cuando la soledad llame a tu puerta, hazla pasar, ponle una bufanda, enciende el fuego y arrópala, llévala contigo a tomar una copa, leéle un cuento, abrele un libro, ponla al lado tuyo en el volante y invítala a bailar, y si con eso no tiene bastante, compártela, riete con ella hasta que se canse... ella sola marchará!

mariajesusparadela dijo...

Siempre hay alguien al lado, Mamé. Siempre.

María dijo...

La soledad no deseada puede llegar a aplastar y derrumbar.

Saludos.

Maripaz Brugos dijo...

Uf,me has dejado pensativa...en cualquier momento nos acecha la soledad aunque estemos acompañados. Son como ramalazos angustiosos del álma.Luego de repente se pasa...y volvemos a nuestra rutina, a nuestro batallar diario, a la lucha por sobrevivir. No nos queda mas remedio...
Un abrazo MAMÉ

Alfonso dijo...

Esto es el infierno amigo. Tenemos que luchar por el cielo. Pero siempre se levanta uno. Te lo digo yo que sé lo que digo :)

sema miranda dijo...

Cuando estas tan mal y no encuentras salida....toma¡¡ UN BAR ¡¡¡ jajaja

impresiones de una tortuga dijo...

Mamé, no me gusta leerte así, nos tienes a nosotros ¡nunca te sientas sólo!. Permíteme, hoy, un abrazo.

Alicia dijo...

Hay que tocar fondo para poder levantarte un día y decubrir que por fin respiras y vives sin el inmenso lastre de la soledad, de la pena, del desánimo...
Nunca se está tan solo como se piensa, una vez leí una entrevista al astronauta este español, y contaba que cuando se ve la tierra desde el espacio y los compañeros están fuera de la nave se siente una soledad tan infinita que es imposible definirla con palabras. Cuando me pongo tonta pienso en eso, nosotros no vemos la tierra desde fuera, estamos dentro y formamos parte del teatro.
ánimo!!

MAJECARMU dijo...

Mamé gracias por tu comentario,me gusta tu sinceridad...Te diré que la soledad es un arma de dos filos...Puede aplastar al hombre,obsesionado por sus límites físicos o encumbrarlo a la grandeza del espíritu,porque ha templado su alma tantas veces,que sobrevuela las circunstancias.
Mi felicitación por la profundidad de tu post.
Mi abrazo grande.
M.Jesús