sábado, 5 de febrero de 2011

OLOR A NARDOS...



Esta semana he hecho un descubrimiento muy grato y afable y no es otro que no hay mejor ambientador para una casa que unas varas de nardos, que en los meses de septiembre y octubre están en su máximo esplendor, el aroma que desprende dichas flores es tan embriagante y aromático que consigue anular todos los olores desagradables y molestos del cualquier hogar, llegando la noche es cuando su perfume inunda todos lo rincones de la casa dejando su presencia en forma fragancia invisible.
.
A mi memoria me vienen olores de mi niñez, recuerdo cuando camino de la escuela por la Avenida de Nuestra Señora de Regla a la altura del “Sindicato” o sea la Cooperativa Vinícola olía a “Arrope” que se utilizaba como colorante para fabricar el preciado vino moscatel negro, o cuando mi abuela encendía la “Copa de cisco” le echaba un poco de alhucema para quitar el olor a humo, o cuando se acercaban las Navidades y en la Calle Larga, la fábrica de mantecados de Manuel Rodríguez Cervantes, “El horno del Sanluqueño” se llenaba del dulce aroma de los polvorones que anunciaban que las fiestas estaban acercándose, o después de la vendimia cuando en la fermentación de los mostos las bodegas desprendían ese olor tan característico, por desgracia hoy ya desaparecido.
.
Muchas veces los recuerdos no solo nos vienen por la vista, el oído, el sabor o el tacto, también nos pueden llegar por el sentido del olfato, el olor de la vieja escuela, del servicio militar, de una antigua colonia… ¿Quién no recuerda el aroma tan peculiar que tenían las casas americanas y sus habitantes en los años 60 y 70 en Chipiona? (En ella había una gran colonia de Norteamericanos todos ellos militares de la Base Militar de Rota, que escogieron vivir en nuestra localidad debido a su cercanía son sus puestos de trabajos). Y cuando salíamos de ellas, lo primero que decíamos era “Que olor a americanos no llevamos” e imagino que los mismo dirían ellos de nosotros “Que olor a españoles han dejado”. 

No todas las añoranzas serán buenas, porque también habrá olores que no queramos recordar, pero ese tema lo trataremos en otra ocasión, hoy solo oleremos a nardos…

17 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

desde aquí llega la fragancia de tus bellos nardos, esta asturiana te da miles de gracias por tu bellisimo relato, te manda un besin muy grande y te desea feliz fin de semana.

mariajesusparadela dijo...

Ya recordarás tambien a Sara Montiel cantando lo de "lleve usted, nardos, caballero".
Hay muchas formas de ambientar la casa, sin ambientadores "falsos", basta con poneruna rama de, por ejemplo, romero sobre un radiador. O lavanda o incluso orégano, aunque huele un poco a condimento. También laurel, albahaca y multitud de plantas que da la naturaleza: el calor les hace soltar su esencia.
Los olores de la infancia, yo creo que no nos abandonan nunca.

Pasto dijo...

¡Qué recuedos, Mamé!Los nardos, los jazmines y las damas de noche...El arrope, la vendimia...Los olores del camino de Rega camino del colegio...
Recuerdo el olor de las brujillas de las azucenas de la casa de Fermina, el de los niños llorones del camino y el de los cipreses del Chalé de la Rocío cuando aún no era suyo.
El de los americanos y el de sus casas era inconfundible.
-Aquí huele a americanos.
Magnífica entrada, amigo. Un abrazo.

Eastriver dijo...

Me llega el aroma, ni lo dudes. ¿Y qué me dirás de la mimosa? Un abrazo.

emejota dijo...

Buen olor, si señor. Un fuerte abrazo.

Genín dijo...

Un sistema perfecto, no hace falta la química para estos menesteres...
Espléndida entrada, Mamé.
Salud

Jose Vte. dijo...

Me ha hecho mucha gracia eso de "¡que olor a americanos nos llevamos!", jejeje.
Cuantas sensaciones dejan los aromas y cuantos recuerdos.

Saludos

Sherezade dijo...

Me has hecho agudizar el olfato y recordar tantas cosas....Me ha encantado.
Mil estrellas de esperanza y alegría
Sherezade

Dilaida dijo...

Me encanta el olor de los nardos, yo los tengo plantados en mi jardín y ahora pronto, en el mes de marzo o abril, estarán luciendo sus flores.
Para perfumar mi casa suelo poner una patata de nardo en un vaso de agua y allí mismo sin necesidad de tierra crece y cuando está en flor perfuma toda la vivienda.
Bicos

yraya dijo...

No recuerdo el olor a nardos, pero te aseguro que a mi vecino que tiene una floristeria, se las encargaré.
Un saludo Mamé

La viajera mas lenta. Madrid Paper Art dijo...

Si, una varita de nardo, que olor tan profundo y es verdad que invade la casa. Recuerdo una canción que decía: "Araceli flor de nardo, no tengas pena ninguna...". Me gustan tus recuerdos de infancia, ellos siempre nos acompañan.
Un abrazo

SEMA MIRANDA dijo...

Como se te ocurre decir que el Marquesado es algo arcaico? Te recuerdo que tú eres marques y si nó pregúntale a tu hermano, y para más inri, tu Señora es Marquesa de Tomara que Tuviera, eso si, sin paga,además asi no hay problema con los herederos si los hubiera. jajajaa
La entrada ya la habia leido con anterioridad,el olor a nardo es una de mis fragancias favoritas.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Los nardos en septiembre y octubre, y los jazmines en julio y agosto.

Yo tengo un jazmín muy grande en mi patio, y cada tarde, durante el verano, lleno varios cuencos que distribuyo por mi casa. Su aroma es maravilloso...¡ Y dicen que auyenta a los mosquitos!

Mos dijo...

Es cierto que hay aromas y olores que te transportan a los recuerdos y pasajes vividos.
Cuando huelo a jazmín en algún lugar, me transporto a mi niñez, a la casa de mi abuela en la huerta murciana, a las noches de verano en el patio jugando y riendo con mis primos, a momentos dulces infantiles y familiares.
Cuando huelo a lavanda, me transporto a mis primeros días de colegio cuando mi padre me peinaba y me aseaba echándome colonia de lavanda que hacía oler más a limpio. Y así infinidad de momentos, aromas y recuerdos más.
Sí tienen importancia los olores para los recuerdos.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

felicitat dijo...

Qué bien huele... lo que daría por unos de esos polvorones, como me gustan!jaja

Me has recordado también la bota de vino que tenía mi padre en el lavadero... qué olor que desprendía. Besos.

ARO dijo...

Un olor embriagador. Los nardos me recuerdan a la copla, no sé porqué.

francisco Novo Alaminos dijo...

....gracias mi qurido amigo....tu
honradez ilumina....gracias po r
leerme...ya viejo y casi inutil trat de dar algo ofreciendo mis afanes de toda la vida....un abrazo...te deseo lo mejor..