martes, 3 de mayo de 2011

SUPERVIVENCIA





Llevo varias semanas pasando por la calle donde hice estas tres fotos. Chipiona mi pueblo ha sido durante varias décadas paraíso de la burbuja inmobiliaria hasta que esta explotó, y eso fue lo que sucedió con el terreno de las fotografías, en el se encontraba un gran chalet, con piscina y jardines, que hace ya algunos años pasó a mejor vida, pero está claro que ninguna constructora se ha atrevido a realizar la obra debido a esta crisis aplastante y solo queda el solar vacío y nada de la nueva urbanización prometida. (Pero todo esto es otro tema).

Cuando derribaron el edificio solo quedaron las vallas que lo rodeaban, y en ella un cactus que se refugia a no desaparecer como podéis ver… ya que este carece de raíces, la fuerza de las escavadoras se las cortaron, pero así lleva ya varios años aguantando el frío del invierno y las altas temperaturas del verano sin la más mínima gota del líquido elemento, la lucha de la naturaleza demuestra que es fuerte tanto para quitar la vida como para darla, una planta que debería dar ejemplo a la raza humana al sabio homo sapiens, está demostrado con creces que el mayor destructor sobre la faz de la tierra es el hombre, la Madre Naturaleza se regenera no sabemos hasta cuando, en un mundo donde progreso casi siempre significa destrucción, y no lo digo solo por la historia de este pobre cactus, son selvas, ríos, bosques, montañas, mares… son los que lo están sufriendo y al final será el hombre el que caiga con ellos, triste legado y más triste la herencia… “No se puede mandar a la naturaleza si no es obedeciéndola” Francis Bacon.

13 comentarios:

María Eleonor Prado Mödinger dijo...

Que increíble no?, nunca había visto nada de esta naturaleza. Mira yo tengo una planta tipo cactus pinchudo que se llama algo así como neblinero, un día le voy a sacar una foto, sucede que se nutre del líquido elemento que cae como bruma en las mañanas, siempre a primera hora cae algo de agua en todas partes, es como el rocío, pues bien, este cactus no plantado como el que me muestras en la foto sustituye la tierra con el nectar mañanero, quizá por ahí asoma la vida sin querer ser llevado por la muerte.

Interesante tu blog, entretenido, se agradece.

Desde Chile un abrazo.

mepm

emejota dijo...

La sabiduría consiste en adaptarse a la naturaleza y aprovechar al máximo sus enseñanzas.
Visto lo visto.... el desarrollo del cortex frontal ha venido a ser un perjuicio para nuestra raza. Esta es una forma de verlo, claro que seguramente no montaríamos en aviones, por decir algo.
Un fuerte abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Aunque se resista a desaperecer, como bien dices, el hombre supera con creces a cualquier depredador y acabará desapareciendo. Porque, aunque el cáctus acumula la lluvia cuando cae y la distribuye a lo largo del tiempo seco (los hay hasta en el desierto),si no tiene raíces acabara muriendo.
¿O las tiene y no se las ves?

Maripaz Brugos dijo...

Mamé,ese cáctus es como un símbolo de fortaleza. Una entrada llena de sabiduria.
Abrazos desde Sevilla

Genín dijo...

¡Fantástico!
Si no tiene raices, que a lo mejor las tiene, cortas y fuertes adheridas al hierro, si no es así es porque de alguna forma podrá absorber nutrientes con sus "hojas", me has dejado con mucha curiosidad...
De todas maneras, genial entrada, amigo!
Salud

Sara O. Durán dijo...

Mamé, Somos imperdonables los seres humanos. Destruímos todo. Ya el clima nos está cobrando la factura. Este invierno pasado tuvimos unos días de -17 grados centígrados, en la ciudad. Primera vez en la historia. Lo más había bajado a unos -10 grados.
Ese frío acabó hasta con árboles centenarios. Yo tenía una bugambilia estupenda en mi jardín, no quedó ni siquiera un pedazo de raíz viva. Luego ahora con un calor y una sequía, que se han incendiado muchos bosques.
¡DEPREDADORES los humanos! y no entendemos todavía.

Anna Jorba Ricart dijo...

Ejemplar este cactus...no así el hombre.

María dijo...

A ese cactus lo mantiene ahí la naturaleza, para que sirva de reflexión y para que tú hagas la magnífica entrada que has hecho.

Besos

SEMA MIRANDA dijo...

muchos viven tambien aferrados a sus recuerdos, seguro que al cactus le pasa lo mismo, su pasado lo mantiene vivo.Un abrazo

Dilaida dijo...

Tengo el mismo cactús que muestras en las fotos, es muy resistente y aguanta mucho. El mio hoy está con flor.
Supongo que acabará muriéndose por no tener raíces, aunque quien sabe...igual ya se acostumbró a vivir mutilado.

Abuela Ciber dijo...

Gracias por tu comentario un aporte muy bueno.

Realmente los hombres , al igual que la naturaleza, se agarran a todo lo que pueda servir para vivir subsistir.

Cariños

caritabaston dijo...

Todo ser vivo, al igual que ese cactus, se aferra a la vida hasta el último momento…Un saludo…TONY

Mos dijo...

Hace tiempo leí que la Naturaleza se regenera y se adapta mejor que nadie. El hombre, depredador máximo, desaparecerá antes que la Tierra.
No somos tan fuertes por ser más dañinos.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.