jueves, 2 de junio de 2011

(CONCURSO DE PARADELA) "BESOS DE TORNILLO"



En aquella caja había una gran colección de tuercas, tornillos y arandelas, y todos tenían su propia y peculiar historia, algunas veces ella los sacaba e incluso los ordenaba por tamaños, por diámetros o por antigüedad, los acariciaba como si de verdaderas joyas se trataran, realmente todos habían pertenecido a su pasado, formaron parte de camas, mesas, sillas, vitrinas, aparadores, ventanas, puertas… fueron testigos mudos de su existencia.

Algunos les dieron uso sus abuelos, otros sus padres y ahora eran su preciado tesoro. Por desgracia con el transcurso de los años de aquellos muebles de su niñez solo conservaba estas pequeñas piezas metálicas unas oxidadas y otras relucientes como el primer día, que ella fue coleccionando a través del tiempo, mientras con mimo los guardaba le venían imágenes de su feliz infancia…

Cada cierto tiempo tenía la necesidad de que esto le sucediera…

(P.D. Muchos del lugar le llamaban “loca” y los más ruines se burlaban de ella cuando la veían pasear sola por la vieja alameda y sarcásticamente le preguntaban ¿Si había perdido “un tornillo”? Ella los miraba y les devolvía una sonrisa, mientras se aferraba aún con más fuerza a su querido “cofre”…)

28 comentarios:

emejota dijo...

Tuercas y tornillos, la utilidad y el servicio al poder. Muy ingeniosa entrada, te deseo mucha suerte. Beso.

Larisa dijo...

Sí, esto se tipificaría como locura. Incluso como Síndrome de Diógenes, si me apuras. Pero tiene su aquel la afición de la señora. A mí me parece una costumbre hasta tierna. En cuanto al texto, si lees la primera en voz alta, mueres por asfixia. No hagan la prueba en casa. Ah, y viva Rocío Jurado siempre.

Anna Jorba Ricart dijo...

Mamé ...me alegro de tu participación...
todo lo que sean besos, de tornillo o no, te hacen llevadera la vida...y en este cofre hay muchos.

mariajesusparadela dijo...

Me has puesto de loca, muy delicadamente. Tengo que decir , como el sabio Jesús "el que nunca haya perdido un tornillo que tire la primera tuerca"

Jose Vte. dijo...

En todo aquel que colecciona hay un punto de locura. Hay quien colecciona sellos, hay quien coleciona monedas, hay quien colecciona coches deportivos, hay quien colecciona soldaditos de plomo, ¿porque no puede haber alguien que coleccione tornillos?

Me alegro de que participes en el concurso de Paradela.

Mucha suerte y un abrazo

mercedespinto dijo...

Buen relato, y con sorpresa final. Me ha gustado mucho. Es increíble cómo solo con la imaginación y una imagen se pueden inventar historias tan hermosas.
Mucha suerte en el concurso.
Saludos.

MariluzGH dijo...

Me gustan las locuras de tu protagonista y los besos de tornilo :)
y me gusta tu pueblo y su gente (tengo 50% de sangre gaditana) y me gusta muchos participar en el concurso con artistas como vosotros, es un placer auténtico.

Un abrazo, niño :)

ana dijo...

Cada uno guarda lo que quiere y lo que le recuerda su vida, esos tornillos representan pasajes antes que lleva esa "loca" en el corazón. Mucha suerte.

nocheinfinita dijo...

En un pequeño e insignificante tornillo puede haber un gran recuerdo.

Buen relato Mamé.

Un beso

noche

josefina dijo...

A mi los tornillos y clavos me recuerdan a mi querido padre, carpintero El, con la boca llena de clavos, era su forma de trabajar.
Un beso

josefina dijo...

Te deseo suerte en el concurso.
Otro beso

Dilaida dijo...

Una entrada muy ingeniosa, me gusta. Quizás en esa caja se encuentre algún tornillo de los que me faltan a mi.
Bicos

Encarni dijo...

Sabes lo mejor de tu relato Mamé, que no existe un destornillador que los apriete o los afloje, son libres de permanecer :)

Un abrazo y suerte.

Alma dijo...

Saramago dice que todos los coleccionistas lo son porque en realidad lo que desean es poner orden en el mundo, me gusta esa mujer que ordena el mundo atornillándose a todos los recuerdos buenos :)

Alma dijo...

Oh, perdón, si sigues teniendo problemas para comentar con tú cuenta o para acceder, prueba a reinstalar el navegador borrando antes todo el historial, limpiando la caché y eliminando las cookies. A mí me funcionó :) Suerte en el concurso

Maripaz Brugos dijo...

Mamé, que buen relato, me gustaria participar pero no estoy muy inspirada.
Te deseo mucha suerte.

Genín dijo...

jajajaj Me ha encantado el comentario de mariajesús, jajaja
Como no reconocer cuando nos falta un tornillo? Si no es así es que la codsa es grave...jajaja
Salud

caritabaston dijo...

Buena y simpática entrada la que le has sacado a la caja de tornillos Mamé, dice un refrán "que todo el que guarda haya" suerte en el concurso...Un saludo...TONY

Ana dijo...

que buen uso has dado a todos eso tornillos , haciéndoles partífices de una historia muy tierna.
bendita locura la de revivir bellos recuerdos.

Unbesazo

felicitat dijo...

Me encantaría poner todos los tornillos en su sitio, aunque en forma de recuerdo me parecen fenomenales. Entrañable relato Mamé. Besos.

Siento que no puedas identificarte en la entrada de mi blog, a mi también me pasa en algunos, y desconozco la razón.

julian dijo...

Buen relato corto y jugoso, colecionamos cosas, diria yo para revivir el pasado, cada tornillo, tuerca o arandela representa algo en nuestras vidas, algo que probablemente no queremos dejar de recordar, bendita locura..

suerte en el concurso..

FAYNA dijo...

Incluso pudiera ser que un solo tornillo le recordara más de una historia, por haber sido usado en más de un objeto, en ese caso sus recuerdos se multiplicarían...

Nunca se me había ocurrido pensar en ello.

Me ha gustado mucho tu aportación al concurso.

Mucha suerte.

Princesa115 dijo...

Y a quién no le falta un tornillo???
Viva la locura!!!
Me gustó mucho Mamé y espero que tengas mucha suerte.

Un abrazo

La Zarzamora dijo...

Suerte, me gustó mucho el giro final que le diste al relato.
Saludos.

María dijo...

Mis tornillos, todos flojos, se han puesto contentos al leer tu post.
Voy a casa de María Jesús a votar.

Besos

Ibso dijo...

A medida que pasan los años los recuerdos se difuminan o se trastocan dando significados diferentes en nuestra mente a los hechos acontecidos. Fijarlos con objetos podría ser una buena solución. Es como un juego nemotécnico que mantiene en forma la memoria y hace más lúcido al que lo práctica.
Muy ingeniosa esta entrada para el concurso de Paradela.
Mucha suerte y, ¡a divertirse!.
Un abrazo.
Ibso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Un buen relato, Mamé. Que tengas mucha suerte en el concurso.
Un beso.

Fiaris dijo...

No era bueno era ¡EXELENTE!!!!
CARIÑOS