miércoles, 15 de junio de 2011

¿QUIÉN ASUSTA A LOS FANTASMAS...?


(LEER EN VOZ ALTA Y CUARTETERA)


El mundo está lleno de fantasmas, algunas veces son los unos y otras son los otros, ya no llevan sábanas blancas, ni arrastran cadenas, ahora usan corbatas y chaquetas de pana buena.

Los podemos encontrar en castillos abandonados y frías mazmorras, en la cola del paro, de jefe de empresa, trabajando en un banco o haciendo autostop de noche con forma de mujer hermosa… en una curva peligrosa.

Los hay en la política, en la iglesia, en las calles y en las esquinas, en la tele, en la prensa, en bares y tabernas.

Nos dan mítines y charlas con clases de ética, tienen soluciones para todos, de todo saben, de todo entienden como el maestro “Liendres”, nos dan consejos, nos asesoran, nos sugieren, nos advierten, nos avisan, nos recomiendan y al final nos ordenan y mandan, y nos llamarán traidores sino acatamos sus deseos y demandas.

Los hay de todo tipo, pobres y ricos, caballeros y damas, habitan dentro de los armarios y debajo de las camas.

Poseen inmobiliarias que nos ofrecen panteones, ataúdes y tumbas, los hay “bailadores” de rumbas, prestamistas y usureros venderían a sus madres por dinero, fabricantes de amuletos, descubridores de crécepelos, echadoras de cartas, payasos, domadores, trapecistas sin red.

Hay Santa Claus anoréxicos, tres reyes eran tres, ratones Pérez que nos roban los dientes y el dinero, hadas en pisos de alquiler que no llegan a fin de mes.

Santos de altares, dioses con pies de barros, charlatanes de ferias, vagabundos reyes del tetabrick, embajadores por el mundo.

Saltimbanquis, titiriteros, sacamuelas con carreras, bailarinas asesinas, maestros de escuelas, calvos con melenas.

Rita la cantaora, aparcacoches con licencias, limpiabotas de zapatito de Cenicienta, grafiteros jubilados, polacos y rumanos, concursantes expulsados de Gran Hermano.

Y al final nos damos cuenta que hay más fantasmas vivos que muertos, que siempre intentan llevarte al “huerto”, porque no es serio, de verdad no es serio este cementerio...

13 comentarios:

Mos dijo...

Hay que tener más miedo a esos fantasmas que nos rodean que a los otros, los de las sábanas blancas y los lugares tétricos.
Lo que ha cambiado el mundo fantasmal, Mamé.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Genín dijo...

Si es cierto, y hay fantasmas con todos los oficios carreras y profesiones del mundo, con todas las nacionales habidas y por haber, todos los días nos encontramos con ellos, y es que no hay remedio, convivimos con ellos hasta que morimos y quizá conozcamos a los de verdad e incluso hagamos amistad con ellos...
Se ve amigo, que el calor ya nos está afectando...jajaja
Salud

María dijo...

Mi papá, que en paz descansa, e igual es ya un fantasma, me decía que no le tuviera miedo a los muertos sino a los vivos.
¡Qué razón tenía!

Saludos

Pasto dijo...

Jojo, Mamé. He descubierto que soy un fastasmón de libro. Un abrazo desde mi castillo.

josefina dijo...

Que bién has descrito a los fantasmas de carne y hueso.
Un besote

mariajesusparadela dijo...

Muy bueno, Mamé.

Alfonso dijo...

Me parece que no ha salido mi comentario. Te decía que hay fantasmas y fantasmones :) y que sólo le temo a los vivos como han dicho antes :)

Dilaida dijo...

No sé si hay más vivos que muertos, porque los muertos nunca los he visto, pero vivos tropiezas con ellos en todos lados.
Bicos

Abuela Ciber dijo...

Y sacan lo pero que hay en nosotros, esa es la pena, penita, pena que..... que invade el alma.

Grato leerte.

Cariños

Isabel Martínez Barquero dijo...

Genial, Mamé.
¿Te acuerdas de aquella canción de Aute: "Ya están aquí los fantasmas, /siempre los mismos fantasmas...."? Pues eso: "vaya un tostón" de fantasmas.
Un abrazo.

Anna Jorba Ricart dijo...

Tienes razon estos son los verdaderos fantasmas los que hay que temer y son una plaga....

Princesa115 dijo...

Hay fantasmas en todas partes pero donde más en la política.
Hay que temerle al vivo no al muerto

Un abrazo

Maripaz Brugos dijo...

Mamé has estado muy inspirado. y si, hay fantasmas por todas las esquinas que aunque no vayan con la sábana en esta época sobre todo en tu tierra por la caló, acechan sin parar.
Un abrazo amigo