martes, 13 de diciembre de 2011

MALICIA EN EL PAÍS DE LAS ZANCADILLAS...



Siempre me ha sorprendido mucho cuando alguien dice la frase “matar el tiempo” que se utiliza cuando nos referimos al realizar alguna actividad que nos gusta y la disfrutamos pero no la valoramos lo suficiente porque nos resulta gratis o barata. Pasear, leer un libro, escuchar música, ver una película, nadar en la playa o simplemente tomar el sol, creo que más que matar el tiempo lo que hacemos es todo lo contrario, es vivirlo y más que perderlo, lo ganamos.

No todo lo caro es bueno y lo barato es malo, darnos cuenta que en nuestro Rólex de oro, la hora dura 60 minutos como en el antiguo Casio, descorchar una botella de vino de 300 euros cuando realmente lo que te apetece es una cerveza “fresquita” o colgar un cuadro de Miró en el cuarto de baño, todo esto a veces se convierte tan solo en una banalidad humana que en más de una ocasión hemos criticados, pero que quizás en la que todos pecaríamos… ya que en esta situación se roza la envidia.

En estas fechas festivas que se acercan, todos por unos días nos embriagamos de paz y amor, y nos llenamos de buenas intenciones para el próximo año. Mientras tanto los anuncios de la televisión de las ONG,S nos hacen saber la suerte que tenemos, mostrándonos imágenes de niños desfavorecidos y desafortunados de países lejanos, problemas que nosotros solucionamos con un golpe de mando, cambiando a otra cadena, donde un famoso cava nos desea una Feliz Navidad y un turrón hace reunir a una familia alrededor de una mesa llena de viandas.

Es triste que solo en esta época nos volvamos tan solidarios y fraternales y que el resto del tiempo no queramos quitarnos la venda que no nos deja ver la pobreza, indigencia y miseria… que muchas veces la tenemos delante de nuestras propias narices y lo único que hacemos es apartar la mirada, y casi siempre nos consolamos pensando que no tenemos la culpa y mucho menos la solución a la adversidad de nuestros semejantes.

Giovanni Boccaccio decía que “La pobreza no disminuye la nobleza de nadie, la riqueza sí”. Por eso algunas personas tendrían que ser algo más pobre “invirtiendo” en nobleza cambiando avaricia por generosidad y mezquindad por honestidad. ¡Está claro que el Espíritu de la Navidad ya se acerca...!.

11 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pues parece que el espíritu de la navidad dejó al marqués de Salvatierra un poco en off (es por hablar de la nobleza...andaluza)

nocheinfinita dijo...

Un buen título para una buena entrada.
Si sólo tenemos "buen rollito" en navidad, vamos mal...

Un abrazo

Dilaida dijo...

Tienes razón, ser solidarios y fraternales sólo en esta época del año, no es válido, pero por desgracia hay gente que cree que con un día al año es suficiente.
Bicos

Genín dijo...

Perdón...
¿No tendrías en mente a Urdangarín cuando escribiste la entrada, verdad?...jajaja
Salud

Mos dijo...

Hay mucho reproche urdangariano en esta entrada, mamé. Y me parece bien. Porque si de algo adolecen los ricos es de nobleza y del espíritu de la navidad. Si acaso para salir en la foto y la TV.
De todas formas, ya no hay navidades como las de antes donde todo se compartía con el vecino, el amigo, la familia era una piña y había poco pero se disfrutaba más.

Un abrazo navideño desde mi orilla.
Mos.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Si lo miramos desde el otro lado... por lo menos el espíritu está en la Navidad! Bss

genetticca dijo...

Francamente Mamé, puro consumismo, pura hipocresía y no me gustan estas fiestas, prefiero ser generosa y noble el resto de mi vida.
Pero ahi estamos, todos celebrando el nacimiento de un niño que predicaba el amor y la igualdad, mientras matamos de hambre a miles de niños. Es todo tan rematadamente falso que casi me proboca náuseas.


pero no está de más que te desee que seas feliz, no solo estos dias, si no, toda tu vida.

Un abrazo.

http://visceral-genetticca.blogspot.com/

Eastriver dijo...

Para mí matar el tiempo es algo diferente, consiste en hacer aquello que haces para dejarlo pasar, y que no harías si pudieras hacer otra cosa. Los sudokus del autobús, las sopas de letras de cuando tomamos el tren, cuando jugamos a cartas porque no sabemos qué hacer en esa tarde domingo. Un abrazo

Encarni dijo...

El espíritu de la Navidad es muy empalagoso, tanto como los mantecados o lo mazapanes (que no me gustan), pero es lo que hay. Yo siempre intento ser la misma antes y después de la Navidad. Lo intento.


Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

Entrada muy Afortunada...¡Felicitación! Así sea.
Un abrazo anisado.

Montserrat Sala dijo...

Hola: Menuda frasecita la del ecabezamiento. Una frase brillante para una reflexión no menos acertada.
tienes razón en casi todo.
La que no entra en el todo,es que si estos dias no existieran, habria que inventarlos.
A mi me encantan las largas tardes noches, con toda la familia cantando villancicos, y matar el tiempo jugando al Trivial o hacer cagar el tíó...0 sencillamente, no ver ni prisas ni nervios a nadie Y todo eso es para mí muy importante. .