miércoles, 14 de diciembre de 2011

OTRA TARDE ENTRETENIDA





El pasado sábado mi amigo Yago y yo realizamos una de las actividades que más nos gusta cuando nos encontramos, que no es otra que ir a darle de comer a las gaviotas, les damos el pan sobrante de la semana que el va guardando para cuando llega la ocasión.

En este tiempo el mar anda algo revuelto, y a las gaviotas les he muy difícil el encontrar alimentos, cosa que ellas agradecen cuando alguna alma caritativa se acerca para ofrecérselo, realizando mil y una pirueta para conseguirlo, creando un espectáculo que más quisiera El Circo del Sol, tanto para Yago como para mi es un disfrute, eso lo podéis ver en las fotos.

En la última foto está con su amigo “Blacky” cada día que pasa no se si su querida mascota se le parece más a el o al contrario, los dos tienen cara de traviesos e inquietos pero sobre todo de divertidos, pues así pasamos otra tarde de sábado entretenida y barata…

13 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Esas son mis diversiones.(Aunque no con las gaviotas)

Eastriver dijo...

¿Vienen las gaviotas a comer de la mano como las palomas?

Genín dijo...

A esos bichos yo no les ponía la mano ni de coña...
Ese pasatiempo tuyo, está lleno de paz...
Salud

Marinela dijo...

Un pasatiempo muy hermoso, estar junto al mar y dar de comer a las gaviotas. Algo sencillo y lleno de amor por la naturaleza.

Saludos.

Dilaida dijo...

Bueno cuando se trata de gaviotas yo no le acercaría mucho la mano.
Pues dicen que las mascotas se parecen a los dueños y yo opino que es la pura realidad.
Me alegro que la tarde fuese divertida.
Bicos

genetticca dijo...

Lindo,poético, si no fuera porque el azul y las gaviotas me recuerdan alguna cosa que me huele a azul oscuro y buitres.


Un abrazo.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Me has dado envidia por tus amistades, me gustan todas... y me ha impresionado la avalancha de gaviotas hacia el pan... ¡¡Si llega a ser vino!!! ja, ja... Sí, soy gansa, ja, ja... Bss

Alfonso dijo...

Las veo todos los días en El Puerto,y desde que las he visto destrozar conejos, como que no me caen bien. Por cierto, días como estos, se meten tan adentro, que llegan al parque de mi casa en Jerez, a 16 kms de la costa. Son listos los bichos estos. Y ¿te has fijado en el pico?

Sara O. Durán dijo...

Mamé, deleite que nos compartes y que te agradezco muchísimo, porque me encantan ese tipo de "cosas baratas", que no cualquiera puede darse el lujo de tener. Lo que darían muchos, por una tarde de sábado como la de ustedes.
Saludos voladores.

Encarni dijo...

Sabes, la tercera foto me ha encantado especialemente, por la expresión de tu amigo Yago, las gaviotas revoloteando, el paisaje en general. La verdad es que esas cosas que no cuestan dinero y además son divertidas son la esencia de la vida.
Y Yago ya lo sabe, quizá por ti.

Un abrazo a los dos.

Anusky66 dijo...

que bien os lo pasáis !!
aunque las gaviotas me dan un poco de miedo ,sobre todo tantas juntas.
Las mascotas creo que son el reflejo de lo mejor y de lo peor de sus dueños , por eso blacky seguramente es travieso ,pero encantador .
Un esazo

María dijo...

¿Y no tenía miedo de tenerlas tan cerca?
Los pájaros y yo no hemos nacido para entendernos.
El perro es precioso.
¡Me alegro por vosotros!

Mos dijo...

EL valor de las cosas sencillas. El valor de la amistad. El valor de dar de comer al que lo necesita. Aunque sean gaviotas que prefieran más el pescao.

Disfrutar de esos pequeños momentos es un valor muy grande.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.