jueves, 27 de septiembre de 2012

EL RINCÓN DEL GOURMET



No sé qué me pasa últimamente, pero mí comportamiento está modificándose bastante, he dejado de ser “espiritual y novedoso” me refiero en cuanto a bares y restaurantes, os explico… antes siempre estaba deseando que se abrieran establecimientos nuevos para visitarlos de inmediato, esa costumbre se desvanece por momentos.

Estaba harto de no saber lo que estaba comiendo o de pagar “una pasta” y encima salir con hambre, ahora solo frecuento los sitios donde me tratan como un amigo, que su carta esté escrita en una pizarra y que la bodega solo contenga tres marcas es lo de menos, la especialidad de esos lugares son la amabilidad y cordialidad, y si la cerveza sin alcohol no me la ponen en una copa gigantesca como que me da igual…

El Rincón del Gourmet por mí puede esperar.

10 comentarios:

Genín dijo...

Es que teniendo lugares así, como esos que describes ¿Para que quiere uno ir a los otros que está uno peor y son mas caros?
Tu si que sabes, amigo.
Salud

felicitat dijo...

Ah! si, si Mamé!! No hay nada como sentirse en casa, y si te falta un vaso, casi que te lo puedes ir a buscar... esos son los mejores bocatas de mi vida.

Saludos,

mariajesusparadela dijo...

Soy partidaria de la forma de pensar del Mamé actual.

Dilaida dijo...

Son etapas en nuestra vida, seguro que ésta te la agradecerá el estómago y el bolsillo y estarás más a gusto.
Bicos

Mos dijo...

Yo también me apunto a la forma del Mamé actual.

Que salga uno contento de donde entró.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Eastriver dijo...

Pues mira, yo creo que saberse adaptar está muy bien. Hombre, lo de quedarse con hambre es terrible, en eso sí que no puedo estar de acuerdo. Pero por lo demás, bien cocinado y con ración abundante, a mí un poco de forma ya me gusta, no te creas. Es salir de lo normal, de lo de cada día. Ahora bien, también sé apreciar los lugares sencillos con encanto, que por otro lado tampoco son nada fáciles de encontrar, no vayamos a engañarnos.

Sara O. Durán dijo...

Qué bien Mamé, es un cambio favorable, quedas satisfecho, haces amigos y ahorras de paso.
Abrazo.

Sir Enry Baskerville dijo...

Mame, pues haces bien, con los años se conocen más lugares, más rincones, e inclusio más gente y uno ha de saber escoger y quedarse con lo que realmente se siente a gusto y comodo.
Te mando mis saludos.
Anna J.R.

Encarni dijo...

Es cierto que cuando conoces un lugar con ese encanto te quedas con él. Yo soy poco de ir a bares pero me quedo con el trato, para volver o no.

Un abrazo.

María A. Marín dijo...

De todo hay en la viña del señor...y te digo que como en todo, los hay buenos y malos. Por que hay tabernas de menú en la pizarra que son para no pisarlos.
Lo importante es estar muy vivos para poder ir.
Besos de Manuel y míos.