domingo, 4 de noviembre de 2012

DESAYUNO CON DIAMANTES




En mi última visita a Benamahoma (Serranía de Grazalema), en una de las rutas que hicimos en el transcurso del recorrido descubrimos que los madroños estaban cercanos a su máximo esplendor, algunos de ellos tenían el color rojizo que hacen que anuncien que están en su punto de cosecha.

Estos se encuentran al borde del camino y solo teníamos que extender las manos para hacernos con ellos, a pesar que era bastante temprano parte del desayuno fueron los sabrosos y dulces frutos.

Desde los años 2005 y 2006 cuando hice El Camino de Santiago no los probaba, así que mientras lo hacía los recuerdos sobrevolaban por mi cabeza… 

CAMINO DE SANTIAGO 2005

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Aquí se llaman "morogos" y el árbol que los da, érbedo.
Son deliciosos y nacen de forma natural.

Genín dijo...

Parece mentira que todavia se puedan encontrar de esa manera...
Salud

Abuela Ciber dijo...

No los conocía!!!!!!
Recuerdos gratos te traen de momentos que marcan el sendero.

Cariños

María A. Marín dijo...

¡Cuidadín con comer muchos que emborrachan!

Ceferina dijo...

Además de lo buenos que están, son muy bonitos. La Naturaleza siempre tan generosa.

Marta C. dijo...

Un buen premio para los que lleváis una vida sana. Besos.

José María Arroyo Bermúdez dijo...

La de veces que me alegraron el día cuando me echaba al monte cual bandolero. Es bueno saber que todavía se pueden encontrar.

Sara O. Durán dijo...

No conozco esa fruta. snif!
Abrazo.

Alfonso Saborido dijo...

Te digo como María, que emborrachan jj por cierto ¿qué han visto los monos de arriba, hijo mío? jj