domingo, 25 de septiembre de 2011

BACK IN THE USA (PRIMERA PARTE)


Mirando álbumes de fotos, cayó en mis manos uno de un viaje que hice de tres meses por Estados Unidos en el año 1992, todo ocurrió porque tenía un familiar en Virginia y de alguna manera me invitó a su casa y después de casi dos años preparando tan ansiado viaje, crucé “el charco por primera vez” lo hice desde Madrid-Nueva York, siendo la primera vez que también montaba en avión, sin idea de inglés allí me embarqué.

En América todo me pareció gigantesco, las autopistas, los aeropuertos, los edificios, los centros comerciales, todo a lo grande, la imagen que yo tenía era el de las películas, y realmente era así, los coches de policías, los taxis, el autobús amarillo con líneas negras de los niños para el colegio, (el school bus), las canchas de baloncesto en los parques, los campos de béisbol, los americanos con sus camisas de leñadores de cuadros rojos y negros y las gorras de sus equipos preferidos, y en casi todos los jardines de las casas una bandera de barras y estrellas, los restaurantes de comidas rápidas: Mac Donald, Taco Bell o Pizza Hut, sus conocidas cervezas: Budweiser, Coors o Miller, también personas muy culturistas y deportistas y otras todo lo contrario obesos hasta limites inimaginables. Los Estados Unidos es un país de grandes contrastes, donde todo toca los límites extremos, desde las grandes mansiones de los famosos a los “homeless” los mendigos que van siempre empujando un carrito de supermercado con todas sus pertenecías, con el paso del tiempo ya también los tenemos por nuestro país, (lo copiamos todo).

En la estancia que estuve por aquellos “lares” me ocurrieron muchas anécdotas, al tener tanto tiempo libre me matriculé en un instituto para aprender inglés desde cero, donde había muchos “extranjeros”, de todos los países Sudamericanos, muchos Asiáticos: Chinos, Coreanos y sobre todo Vietnamitas, de casi todos los países Africanos y también de muchos del Este de Europa: Rusos, Polacos, etc... Cuando terminábamos las clases nos reuníamos en la cafetería mi sitio preferido, el poquísimo inglés que conseguí hablar lo aprendí allí, y en más de una ocasión se acercaban Estadounidenses y nos preguntaban de donde éramos y cuando yo decía de España, en más de una vez la situaban entre Argentina y Perú o en sitios parecidos, no la ubicaban en Europa, y el que lo hacía, después no entendía como yo podía hablar con Colombianos o Mexicanos el mismo idioma, y el colmo más grande fue cuando me preguntaron si ya había terminado la guerra civil… podría seguir contando más cosas pero dejaré este filón que he descubierto hoy para próximas entregas, GOODBYE, SEE YOUR LATER, TO BE CONTINUED.

16 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Incultos hay en todas partes. Yo podría contarte de algún americano que sabe más de España que yo misma.
Y de muchos esañoles que no saben cuántos estados son los estados unidos ni dónde están ubicados...

emejota dijo...

Si, si, lo que cuentas es lo primero que impacta a cualquier europeito, y mira bien que no digo españolito. La grandiosidad impacta, luego te acostumbras, y si te quedas mucho tiempo cuando vuelves las distancias por aquí te parecen miniaturas. Beso.

Mos dijo...

Jó, Mamé, qué envidia por haber ido a las américas. Ya veo que tienes un filón ahí para contar anécdotas de lo más variopintas.
Es cierto que la inmensa población americana no sabe casi nada de lo que no es suyo. Supongo que es un país marcado por ser primera potencia mundial desde tiempos lejanos y por eso no se preocupan, ni lo intentan, saber del resto del mundo. También es cierto que habrá yanquis que sean todo lo contrario pero hablamos en términos generales. Claro que aquí hay jóvenes, incluso estudiantes universitarios, que tienen lagunas de conocimiento y cultura general garrafales a más no poder.
En fin, viajar siempre es constructivo y educativo y que te quiten lo "viajao", Mamé.
GOOD SUNDAY, MR. VALDÉS.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Eastriver dijo...

Sí, sí... da más detalles, ciudad, barrio, todo eso. Qué envidia. Yo conozco NY, me fascinó, pero siempre me han quedado ganas de más, de más tiempo ahí, de vivir como viven ellos por una temporada. Soy muy europeo, totalmente europeo, pero las culturas diferentes son fascinantes y una de las mejores cosas que se puede hacer es conocerlas, si es por dentro, mejor. Esperaré esa crónica, Mamé, que soy un fascinado de las crónicas de viajes.

mercedespinto dijo...

Pues yo todavía no he cruzado el charco, pero tengo esperanzas, porque pronto tendré un hijo viviendo en Florida. Pero por lo que veo los EE.UU son como nos muestran en las películas. Lo que si sabía es lo poco que se interesan los americanos por nuestro país, hace dos años tuve en casa un grupo y si te contara...
Un placer venir a tu casa.

Genín dijo...

jajaja Me hace gracia porque la primera vez que fui a California, fue exactamente la impresión que me llevé, que allí TODO era grande, los ríos, las encinas, las plantas, los cultivos de regadío, todo, absolutamente todo incluidos los americanos del campo, eran mas grandes de lo que yo estaba acostumbrado a ver...
Salud

Sara O. Durán dijo...

También es el país de las grandes mentiras y las grandes atrocidades.
Besos de anís.

Maripaz Brugos dijo...

Mamé, que sorpresa, o sea que tienes tu aventura americana...jajaja. Cuenta, cuenta...

impresiones de una tortuga dijo...

¡AY!, LA DE COSAS QUE TENDRÁS QUE CONTARNOS DE ESOS VIAJES.
FELICITACIONES POR REBASAR LOS 150.
UN GRAN SALUDO, MAMÉ.

Anna Jorba Ricart dijo...

Mame...has iniciado un interesante filon de tu historia americana...
En un pais de estas dimensiones, cualquier calle de nuestra ciudad ha de parecer pequeña...
No conozco el pais así que seguiré con atención.
Saludos.

Jose Vte. dijo...

Yo estuve seis horas en Miami de vuelta de un viaje de quince dias a Nicaragua. Las aproveché todo lo que pude, cogí un taxi y me fui al puerto, me di una vuelta en barco turístico por las mansiones de los "famosos", me comí una hamburguesa en Hooters y vi algunas de las cosas que tu comentas.
Tengo pendiente de contarlo en una serie de entregas sobre aquel viaje que tengo pendiente. Espero que sea algún día.

Un abrazo

Encarni dijo...

Mamé, ahora ya puedes decir que eres ciudadano del mundo. Siempre es bueno viajar y descubrir cosas, y si son cuanto menos diferentes de las que conoces pues, mejor.

Te seguiré el filón, me interesa.

Un abrazo.

nocheinfinita dijo...

OK. Espero la continuación.

Kiss :)

Isabel Martínez Barquero dijo...

¡Estos americanos! Poco puestos en geografía sí que están, que muchos no ven más allá de su continente.

Me aparece interesantísima esta primera crónica, Mamé. Cuenta más,

No conozco NY ni nada de América. A través tuyo, algo aprenderé.

Un beso.

El Naranjito dijo...

Venga Mamé, sigue contando, que con tu ayuda presumiré de haber estado al otro lado del charco por la parte del norte.
Estas histrias proemten
Un saludo.

Rocio dijo...

Me gusta la geografía y poder conocer distintos sitios de todo el mundo. Cuando tengo la posibilidad de viajar a otro lugar me gusta tener la chance de ir a un sitio nuevo y por eso al buscar en internet informacion de distintos sitios trato de ir alla. Este año quisiera obtener viajes a miami