miércoles, 22 de febrero de 2012

ESTAMOS...




Ya estamos hartos de estar hartos, 
estamos cansados de ver como todo va hacia abajo,
estamos agotados de remar contra el viento, 
estamos exhaustos de aguantar tantas mentiras, 
estamos derrotados de tanto perder, 
estamos agobiado de esta tristeza que nos rodea, 
estamos desalentado de tan poca luz, 
estamos hastiados de números rojos y tantos por cientos.

Estamos aburridos de estar indignados, 
estamos deshechos de buscar respuestas, 
estamos derrotados de ganar batallas pero ninguna guerra.

Estamos rendidos de ser valientes, 
estamos fatigados de navegar contra corriente, 
estamos inertes en pleno movimiento, 
estamos abrumados de salvapatrias de diseños, 
estamos gastados de escuchar promesas incumplidas.

Estamos extenuados de palabras y juramentos, 
estamos mudos a pesar del griterío, 
estamos sordos aunque seguimos escuchando, 
estamos quietos pero nos siguen pisando, 
estamos solo... porque estamos…

16 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

A veces pienso que Labordeta se fué de puro aburrimiento.
Esa "libertad guiando al pueblo", desconoce la contundencia de las porras valencianas y la inmoralidad de quitarle los partes de lesiones a los agredidos para que no puedan poner la denuncia: ¿de verdad desconocen que internet existe y sus caras de bestias recorren la red? ni siquiera son necesarios los partes de lesiones...( de eso habla Yraya hoy)

Anusky66 dijo...

ya lo has dicho todo, así que asiento y callo conteniendo las lagrimas de impotencia.
un besazo

Alicia dijo...

Cuando sales a pasear y ves las calles cortadas por las manifestaciones, la gente que pide a gritos sin hablar un cambio..no sé hay algo que no sé como decirlo, se barruntas cosas malas, parecen tiempos de guerra...esto no nos va a a llevar a nada bueno.

Genín dijo...

A veces me pregunto si será que los españoles nos lo merecemos, que seamos genéricamente así, quizá por eso algunos se quieran independizar y otros se marchen...
No se, pero parece una maldición...
Besos y salud

Genín dijo...

quise decir, GENETICAMENTE.

Dilaida dijo...

La libertad guiando al pueblo fue pintada por Eugène Delacroix en 1830, cuando Carlos X suprimió el parlamento e intentó suprimir la libertad de prensa; entonces el pueblo se rebeló y comenzó la revolución.
En el cuadro vemos a los revolucionarios armados, suponemos que los que están enfrente están mejor armados, pero ellos también llevan armas.
En Valencia los niños tenían como armas sus manos y sus mochilas.
Bicos

emejota dijo...

Suscribo el comentario de Genin. Bs.

nocheinfinita dijo...

Eso es lo que quieren, que nos hartemos y tiremos la toalla, pero no creo que lo vayan a conseguir.

Grande Labordeta.

Un abrazo

Mos dijo...

La verdad es que esto está cambiando a pasos agigantados. Y no sé cuánto aguantaremos porque pinta peor.
Joder con la crisis mundial y los alemanes y Bruselas y Europa y el PP.

Claro que con esa mayoría supermayoría cualquiera les tose.

Creo que habrá que mostrar nuestro descontento de alguna forma. Tal vez haya que despertar del largo letargo.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Pero amigo mío... estamos!!!

Bss y vamos estando más estamos...

José Vte. dijo...

...Y la situación aun augura a peor. Empezamos todos a estar muy hartos.
Y encima ahora vienen las porras.

Saludos

Alfonso dijo...

Yo voy a estar siempre al frente. Tenemos mucho que ganar y también, mucho que perder.

Montserrat Sala dijo...

Menuda letania querido amigo. No me importaria firmarla.No te has dejado nada en el tintero, creo.
que sigas consevando este buen talante.

Un cordial saludo.

Encarni dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, palabra por palabra, ¿dónde hay que firmar?

Un abrazo primaveral.

El Naranjito dijo...

Otro que está jarto, jartito que diría mi abuelo. Otro que suscribe tus palabras. Otro que se acuerda del puñetero déficit y lo que nos espera.
Un saludo.

ARO dijo...

Estamos hartos, pero lo que más molesta es que haya tanta gente resignada y que justifica lo que está pasando como si la responsabilidad fuera de todos por igual.