lunes, 10 de febrero de 2014

CHAPARRONES A DESTAJOS...




Lo que siempre ha sido un gran vendaval de toda la vida, ahora resulta que se llama "ciclogénesis explosiva", y durante este fin de semana nos han tenido acojonados con lo de la borrasca extratropical, bajadas polares o bomba meteorológica…

Concluyendo que cada vez que decíamos lo de "ciclogénesis explosiva" sonaba hasta ilustrado y quedábamos como un erudito e instruido en la materia, cuando realmente lo único que hacíamos era repetir lo que estaba cansado de anunciarnos “El hombre del tiempo”.

Que nos gusta un esnobismo aunque este sea negativo o peligroso, aun me acuerdo de lo del “chapapote” del desastre del Prestige, y dicho vocablo nos sonaba como de la familia de toda la vida.

Al final lo de "ciclogénesis explosiva" no es más que “chaparrones a destajos con un montón de viento..." Ya no se puede ver ni el parte meteorológico. 

6 comentarios:

Genín dijo...

Aquí no se podía sacar el paraguas porque el viento lo volvía del revés, hoy disfrutamos de un solecito muy rico, con menos viento que ayer, por lo visto una pequeña tregua con la que nos obsequia la mami naturaleza porque según dice el mal tiempo sigue... :)
Salud

Alicia sánchez dijo...

jejejeje eso es el anticiclón de las Azores, que se fue para no volver...

mariajesusparadela dijo...

Chapapote no es una palabra culta sino como se llama por aquí al alquitrán, la brea y el asfalto de las carreteras. Supongo que a vosotros os suena exótico, pero para nosotros es común.
Si por ahí ha habido chaparrones a destajo, no te cuento lo de por aquí...

Mos dijo...

Este año de lluvias vamos servidos. Y de frío. Y de viento.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

NINA dijo...

Por aquí también estamos explosivamente citogenéticos.

Llueve, sale el sol, llueve.

Sale el sol, llueve, sale el sol.

Llueve, llueve, llueve.
Para.

Y así...

Baci

NINA dijo...

burra: explosivamente ciclogenéticos.

escribí cualquier cosa!