miércoles, 14 de abril de 2010

LA VIDA EN EL FILO...



Alguna vez tenía que ocurrir, por mucho que tú lo evitases, nunca un secreto a voces fue un secreto, tu antifaz cayó por su propio peso, quedándote desnudo delante de tu propia conciencia, ahora solo te queda esperar tu legítimo veredicto. 

Se te acusa de vivir una gran mentira, la cual empezó como una broma y te arrastró hasta lo más profundo. Aquellas primeras sensaciones de felicidad con el paso del tiempo se convirtieron en pesadillas dolorosas y sudores fríos.

Tu mente abierta se cerró herméticamente, solamente escuchando lo que tu querías escuchar de amigos efímeros, consejos que te sumergieron aún más de lo que te encontrabas, hasta que un día el círculo se estrechó tanto, que ya no pudiste escapar. 

La vida ya no tenía sentido, y la penitencia era la de seguir vivo, más de una vez te habías asustado con una farsa alarma que pusiera final a tus días e incluso hubo veces que te sorprendió el poder ver la luz de un nuevo día.
-
Pero en este último viaje se te olvidó comprar el billete de vuelta, alguien te hizo el favor de “despachártela” demasiada pura, fue un viaje sin retorno, saliste del infierno por la puerta de atrás. De ti solo queda aquello de “Tus familiares y amigos no te olvidan”, dudo mucho que te quedara algún amigo por aquí. Siempre creíste que a ti nunca te ocurriría, tú era más listo que los demás, pero pronto se te olvido que "LA DROGA MATA". No hace falta ir al cementerio para estar muerto...

7 comentarios:

AROBOS dijo...

No he sufrido esa desgracia en mi entorno de familiares y amigos; pero he conocido a gente que la ha padecido. Es un infierno.

mariajesusparadela dijo...

Y destrozan todo lo que tienen alrededor.

__MARÍA__ dijo...

Ahora, todos nos damos cuenta de que el caballo mata, pero hace unos años (no tantos) estaba hasta medio bien visto.
Conozco casos en Chipiona...
En fin, tema este bastante escabroso.

Besos para los dos.

maile dijo...

Yo no creo que sea un tema escabroso. Mas bien creo que es penoso.
Yo si tengo amigos que han pasado por ahi. Gracias a Dios, a ninguno se lo llevo la maldicion porque supieron, o pudieron, superarla. Pero si he visto la destruccion que provocaron en los suyos, en los que les queriamos.
Lo que no deja de ser lamentable es que sustituyera las bases de fanfarronadas de moda, o que supusiera el definitvo paseo hasta la muerte (aunque fuera en vida).
Lo ves cuando ya no puedes desprenderte de ello sin ayuda, y no todos la buscan.

Acertada su vision mi señor Mame, pero mejor que no fuera necesario verla.

Hoy... besos tristes, que topan con la realidad.

Ramon.Eastriver dijo...

Sí, sí... no hace falta estar en el cementerio para estar muerto, como me gusta tu frase. Y qué dura la droga, y cómo arrastra a todos, y qué injusta.

mariarosa dijo...

Que real y sentido relato. Es así, la droga mata, pero siempre pensamos que mata a los demás. Hasta que....
Te felicito, muy buen texto.

mariarosa

Anna Jorba Ricart dijo...

Mamé...
describes muy bien la crueldad del recorrido y el final de quien cae en estas terribles redes que los convierte en exclavos...

los drogadictos son enfermos, y acaban como tú lo has descrito...

cuanto sufrimiento para quien los rodea...
¡¡ que lastima!!