martes, 1 de marzo de 2011

LA ENVIDIA ME CORROE...



Cada día que pasa, descubro que me transformo en un ente más imperfecto, lleno de fallos y flaquezas, me voy dando cuenta por momentos que soy un ser muy envidioso, siento celos de todas aquellas personas que tienen cultura, educación y talento, ambiciono el poseer la fortaleza de no ceder ante la adversidad, volver a levantarme y seguir caminando aunque no brille mi estrella, codicio el saber estar y la nobleza de un amigo.
.
También me hecho xenófobo, me he vuelto racista, desprecio al asesino, aborrezco al criminal, menosprecio al maltratador, detesto al explotador, me asquea el dictador y me repugna el corrupto.
.
Ahora soy insolidario, no colaboro con malvados, no apoyo a causas sanguinarias, ni participo con ideas terroristas y nunca comulgo con la opresión del cacique ruin.
.
El odio surge por todos los poros de mi piel siento tirria por los incívicos, repulsión por los vándalos, aversión por los gamberros y por las ratas de cloacas que habitan una sociedad tan defectuosa e imperfecta, donde los bajos fondos están llenos de escorias, aunque estén en zonas residenciales y lujosas.
.
La falta de respeto en todos sus términos existente será uno de los grandes males que sacudirá con fuerza al siglo XXI, cuando hace unos años se pensaba en el futuro, nos imaginábamos a nosotros mismos como seres inmaculados, con ropajes blancos y rodeados de halos de luces brillantes que perfilarían nuestros cuerpos, pero eso sólo sucedió en las películas; el hombre sigue siendo impuro, lleno de aspectos negativos y el color negro aún nos persiste, con su oscuridad tenebrosa.
.
Otra de las maldades es la injusticia, el pan nuestro de cada día pero aún es peor que el autor de las mismas no pague el castigo de su falta, puede que la tortilla de la vuelta y los marginados y otros personajes inferiores, estén por una vez en el poder y desde arriba gobiernen con igualdad a sus semejantes, pero en esta ocasión con la experiencia ya aprendida.
.
Suena el despertador y como cada noche el mismo dulce sueño o la terrible pesadilla, la vida sigue igual, abro el periódico y como siempre lo más interesante es el crucigrama. Porque sigo pensando que no necesitamos más mentiras...

18 comentarios:

Pasto dijo...

Buenos días, Mamé. Magnífica entrada.Me siento más o menos como tú. Sin duda vivimos en el mismo mundo. Un abrazo.

felicitat dijo...

Mamé, no te tortures más. La humanidad simplemente está perdiendo su esencia, su alma, su moral. Cada uno hemos de poner nuestro granito, pero no culparnos de que el de al lado no lo ponga, podemos ayudar a que lo ponga, pero sin interés alguno, simplemente por amor. Eso es un reto.
Me encanta esa foto, me corroe la envidia el saber como la has hecho! jajajajaja.

A propuesta de la que tienes en la cabecera, me encata la cebra. Besos.

Genín dijo...

Un tio que es capaz de escribir así no deberia tener envidia de nada ni de nadie, no se que me ha gustado mas, la entrada o esa foto genial con tu foto enmarcada y sin máscara...jajaja
Por lo demás, siento como tu.
Salud

Mos dijo...

Con envidiosos como tú, cambiábamos el mundo en un pis-pas.
Cuidado con los de las máscaras. Me dan mala espina. Yuyu, yuyu.
Un abrazo de mos desde su orilla.

Anna Jorba Ricart dijo...

Nunca mejor dicho que es una "sana envidia"....muy buena entrada Mamé... suscribo lo que dices...aunque me gustaria que las palabras que reflejan los sentimientos fueran dedicadas a lo positivo de vivir...¡que hay mucho¡.

mariajesusparadela dijo...

Bendita sea tu envidia.

Ceferina dijo...

Yo tambien, a veces, me siento envidiosa.

María dijo...

Yo también tengo envidia sana por las cosas hermosas, y mucha verguenza ajena por otras.

Besos y recuerdos a Cádiz

josefina dijo...

A mi me hace mucho daño la falta de respeto, y contra mayor me hago la noto mucho más.
Un abrazo

emejota dijo...

Ostras marinas, por mis meñiques, que cada vez somos más los respondones.Genial entrada e imágenes, si señor. Esto mola ;). Me voy a soñar con los "envidios@s, buenas noches y un fuerte abrazo.

Alicia dijo...

es genial,visto así, yo también soy muy envidiosa, mucho....

uno de vitoria dijo...

todos creo sentimos parte de la envidia que tu reflejas en tu blog de todas formas yo me acojo al ultimo parafo de tu comentario mame no le des mas vueltas esto no ahy quien lo canbie disfruta y se feliz un saludo

ARO dijo...

Estás de un pesimismo que sale por la pantalla del ordenador. ¿O no?

nocheinfinita dijo...

Yo quiero pertenecer a tu club.

¡¡Menuda imagen¡¡

Un beso

noche

Maripaz Brugos dijo...

Mamé, me uno al club de los envidiosos. Te noto un poco cabizbajo...quizá la llegada de la primavera, te traiga algun brote nuevo.
Un beso

leo dijo...

Querido Mamé, ya has vomitado, ahora ¡relájate!.
Estamos todos contigo, pero tan impotentes como tú.

A mí, la falta de justicia y la falta de respeto me sublevan, pero vamos a dar ejemplo de civismo en nuestra parcela, en nuestro pequeño mundo.

No te flageles demasiado y vive el momento.

Un abrazo.

impresiones de una tortuga dijo...

Mamé, este "leo" desconocido para tí, en realidad, soy yo, pero se vé que mi marido ha dejado abierto su correo y, cosas de internet, ha salido con su nombre el comentario.
Perdona.

Alfonso dijo...

Pues seré ilusión, pero aún me quedan esperanzas :))