sábado, 23 de julio de 2011

LA INOCENCIA DE PENSAR QUE LA AMISTAD ES ETERNA...



Un buen día y sin pedirlo alguien te envía un recuerdo del final de tu memoria y dejas de obsesionarte lo que tendrás que hacer mañana para escudriñar en el pasado. Dios… que lejano, alguna vez fuimos inocentes, fieles sin problemas ni compromisos, donde la amistad era lo más importante de nuestras vidas, sin preocuparnos por la crisis, el trabajo, la enfermedad o la muerte; solo nosotras, desviando la mirada hacía “IBC” (Interesante Blusa Celeste) y esperando cual sería la valiente que robara “Un X 2” a su padre.

Jamás nos preguntaron que queríamos ser de mayor ¿Tal vez princesas? Pero mientras, nos permitíamos el lujo de llevar a Simón Templar “El Santo” en nuestros corazones; eso era hasta donde llegaba el amor.


Nadie imaginaba que pasaría con nuestras vidas, sobre todo que nos separaríamos tan pronto “Cuantas lágrimas de despedida”, las que se marchaban con la ilusión de ver otro mundo y las que nos quedábamos sufriendo el primer duelo… ¡Cuantos duelos nos quedaban por hacer!; pero allí estábamos, con las camisas cuellos de patos, los pantalones de pana gorda y nuestros anillos de oro regalo de alguna abuela complaciente…, sin pudor, sin sentido del ridículo, expectante a un mundo maravilloso que algún día tendría que llegar y ¡Vaya si lo hizo!, pero ya no estábamos juntas… ¡Maldita inocencia!... P.D. Esto es una colaboración muy especial de M&M en “Tomara que tu viera…”.


17 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

La amistad duradera es un tesoro, yo si conservo tres amigas desde mis siete años...casi toda una vida....

Alicia dijo...

No tengo la suerte de poder ver a mis amigos de la infancia, inconvenientes de ser como un comando itinerante... pero los que tengo en Jerez desde el Insti, me hacen pasar muy buenos momentos, recordar el pasado, es en palabras de Galeano, "del latín recordis, volver a pasar por el corazón".
saludos

mariajesusparadela dijo...

Bendita inocencia, también yo tengo amigas y amigos de hace muchíiiiiisimos años.

Dilaida dijo...

Un amigo de la infancia es el tesoro más grande que se puede tener. Precisamente ahora una de mis mejores amigas de la infancia está enferma y yo estoy muy preocupada, me duele y estoy horrorizada que pueda pasar lo peor.

María dijo...

Te comprendo.
Ahora ya somos mayores y no vale de nada decir, "...soy tu amiga, o actúo sinceramente"
Antes todo era distinto ¿no?
Antes,según tú escribes:
..."la amistad era lo más importante de nuestras vidas"
o ..."alguna vez fuimos inocentes"
¿Ya no?
La foto es deliciosa.

emejota dijo...

La vida y su desarrollo. Sería estupendo intentar volver a "las andadas", algunos todavía lo intentan. Beso.

Genín dijo...

Mis amigos y amigas están regados por medio mundo, con algunos sigo en comunicación por lejanos países que estén, estas nuevas tecnologías ayudan mucho, otros quedaron en el camino, pero también los tengo muy, muy cerca de mi...
Salud

Liova dijo...

¡Qué bonito recordar esos años! y como bien dices... ¡cuántas cosas han cambiado!
La amistad ha de cuidarse día a día... es como el amor que si no lo mimamos se evaporaaaaaaa!!!! BESITOS Y SALUDITOS DESDE CÁCERES.

Pasto dijo...

Una hermosa entrada con sabor agridulce.
Saludos y deseos de que tengas un agradable fin de semana.

El Naranjito dijo...

Tengo un amigo de el qué no sé nada hace treinta años (joé que viejo soy). Pero sé que está bien, al menos que está vivo. En nuestra época de místicos y de lecturas de libros de esoterismo (de todo hay en la viña del Señor) hicimos un pacto de sangre: el primero que se montara en la barca de Caronte, se pondría en contaco con el otro para decirle lo que hay despues de la vida. Todavía no me ha visitado en plan etéreo, por lo que sé que está bien y que sigue siendo mi Amigo.
Un saludo y tranquilo que a tí solo te visitaré en estas páginas.

Princesa115 dijo...

La inocencia nos llevaba a tener esos sentimientos, esa amistad incondicional, ahora todo es diferente. Vivimos inmersos en un mundo egoista y cada cual va a su aire.
Bonita entrada Mamé

Un abrazo

He estado ausente algunos días de los blogs por razones distintas, siento haberme perdido alguna entrada tuya

Isabel Martínez Barquero dijo...

Yo sigo siendo una inocente, pues le doy muchísima importancia a la amistad. Tengo amigos, algunos, desde los 7 u 8 años, otros desde los 15, 17.... Y sigo haciendo nuevas amistades.
La amistad es uno de los mejores regalos de la vida.

ana dijo...

Yo aún conservo alguna amiga de mi infancia, la rosa blanca de la amistad hay que cuidarla para nunca se marchite aún en la distancia.

Un abrazo

Alfonso dijo...

Yo también tengo amigos desde la infancia. Y doy gracias a facebook porque he recuperado muchos tambie´n:)

Maripaz Brugos dijo...

Los buenos amigos son como la sal de la vida. Me gusta conservar las buenas amistades, aunque las de la infancia el tiempo me las ha llevado lejos. Aun así, estoy recuperando muchas.

Abuela Ciber dijo...

Creo que es lo bueno que tiene cada etapa de la vida.
Cada una tiene un colorido diferente y con todas conformamos el arcoiris de nuestra existencia.
Y que bueno que es tner en un rinconcito de nuestro ser....INOSCENCIA ...NO????
O sera BONDAD?????

Cariños

Anónimo dijo...

no fuimos inocentes, la amistad perdura a lo largo del tiempo,es un sentimiento y los sentimientos son eternos;o no te emocionas cuando recuerdas? ¿no tienes cada momento que pasasteis juntas, en la memoria? y si las vuelves a ver , es como si no hubiese pasdo el tiempo.
eso es amistad y no inocencia
lali