lunes, 11 de julio de 2011

LOS HIJOS DE LA CRISIS...



De un tiempo a esta parte las ciudades y pueblos están albergando a una serie de personajes de lo más pintorescos y peculiares, que se buscan la vida como pueden y de maneras poco ortodoxas por nuestras calles y plazas, y lo que tristemente no deja de ser una nueva forma de “mendicidad o pedir la voluntad”.

Os hablo de: Malabaristas de bolas y pelotas, come fuegos, guitarristas de “flamenco” o cantantes de “argentinos tangos”, músicos ambulantes, violinistas y gaiteros, media orquesta sinfónica Rusa venida a menos, marionetistas, fabricantes de pompas de jabón, arquitectos que hacen ceniceros con latas de refrescos, vendedoras de romeros, gorrillas y aparcacoches, indios incas con plumeros, hippie con sus perros, escultores de globos, mimos de hojalatas, de mármol o escayolas, pintores de santos en el suelo, rumanos con acordeones y panderetas, vendedores de estampas y mecheros, y ciento de huchas “Sin Fronteras”.

¿Dónde están los fontaneros, mecánicos, albañiles, electricistas o carpinteros? ¡Superman sálvanoooos!!!!!.

Maldita crisis…

12 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Es verdad, la población que citas va en aumento...imaginate aquí en Barcelona. a cada paso, en el metro...está lleno de estos nuevos personajes que se buscan la vida.

Encarni dijo...

Mamé, a los fontaneros, electricistas, carpinteros,albañiles se los han quitado de en medio a base de ladrillazos, están hundidos en la miseria. Lo mismo alguno es ellos están practicando con la popas de jabón, o roba una cabra para hacernos algún numerito en la calle. O lo mismo se hacen afilaores, te acuerdas de ellos?

Un abrazo.

Liova dijo...

Holaaaaaaaaa!!!!! La necesidad agudiza el ingenio aunque no falta picaresca!!!! Digo como tú.... MALDITA CRISISSSSSSSS!!!! besitos y saluditos desde Cáceres.

mariajesusparadela dijo...

Tanta bonanza anterior no inculcó a las personas capacidad de esfuerzo. Ahora resulta más fácil pedir que ofrecer servicios de fontanería, carpintería, mecánica o limpieza.

emejota dijo...

Me suscribo al comentario de Encarni. Beso.

Jose Vte. dijo...

Los fontaneros, albañiles y carpinteros están escondidos dentro de la economía sumergida, y no hacen ruido para que no se les vea demasiado.
El mundo se está girando como un calcetín.

Un abrazo

Genín dijo...

Si, es lo que te dice JoseVte en el comentario, curran de estrangis y no les va mal a los que a la vez cobran el paro, pero esto es mas viejo que el cagar a pulso...
Muy buena tu entrada, vecino.
Salud

ARO dijo...

La farándula se ha echado a la calle. Yo ahora vivo en Sevilla la mayor parte de mi tiempo y la calle es un circo poblado de toda esa gente que tú dices.

(Si fuiste por El Bosque me podías haber localizado fácilmente; ya sabes,allí soy fácil de encontrar. Nos veremos en Benamahoma en las fiestas de Moros y Cristianos, espero). Saludos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Así es, Mamé, las calles están plagadas de gente pidiendo de mil formas diferentes. Incluso, en esta tierra mía piden sin ofrecer nada a cambio.

Alfonso dijo...

ummm no sé yo lo de fontanero... creo que es de las pocas profesiones que resiste, porque chapuzas siempre quedan. Por lo menos, el mío , el que viene a mi casa no para.

nocheinfinita dijo...

Ni superman, ni superwoman... esta crisis pinta mal. Me veo con la pandereta en este circo sin fronteras.

Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Cuanta razón tienes Mamé...nos invaden nuevos artistas ofreciendónos sus talentos, y es que el hambre aprieta.