miércoles, 4 de julio de 2012

LOS ASESINOS DE LA NOCHE...



Ya estáis aquí otra vez, como cada año la historia se repite, después de tantos meses, ya ni os recordaba y no creáis que sea ingrato, es que es así. 

Aparecéis como siempre sin avisar como es habitual en vosotros, aunque en nuestras mentes os estemos esperando, de la noche a la mañana surgís de la nada y no se como lo lográis pero siempre os hacéis acompañar de varios amigos de fechorías, seres de las más bajas calañas “Los vampiros de la muerte”, la luz de la mañana parece que dañan vuestros ojos, es al amparo de la oscuridad cuando soléis actuar y casi siempre en grupo, soy unos ruines, depravados y cobardes.

Sigilosos y silenciosos no hay hogar que no honréis con vuestras despreciables presencias, no respetáis nada, ni edad, ni sexo, ni horarios, os creéis que “Todo el monte es orégano”, no hay puerta o ventana que se os ponga por delante que no consigáis traspasar e incluso con personas dentro, os hacéis invisible. Existen medios para combatiros, pero casi siempre son ineficaces y muchas veces es peor el remedio que la enfermedad, todas las temporadas surgen alguna novedad para luchar contra vosotros, pero son ya muchas las veces que hemos perdido la batalla, dándonos por vencidos...

Sois una maldita plaga que nos hacéis perder la paciencia y el sosiego en nuestra horas de descanso, cuando en la madrugada intentamos conciliar el sueño, y por arte de magia y como si de un espíritu venido del más allá se tratara, se escucha vuestro desagradable zumbido de “puto mosquito”, que como el sonido de una taladradora mecánica va perforando poco a poco mi cerebro y noches calurosas de veranos se vuelven aún más tortuosas ya que tengo que taparme con las sábanas, haciéndome sudar todo lo que no he sudado durante el día, todo ello para evitar sus picaduras, porque tengo la mala suerte que en mi casa solo me pican a mi.

No hay insecticida, spray o aparato eléctrico que no haya probado, para poner remedio a tal mal, tengo ricos a las tiendas de "los chinos" intentando dar con una solución que nunca llega, ya por último me he comprado una planta carnívora que se comerá hasta el gato y no acabará con los dichosos insectos. Poco a poco irán pasando los días de veranos, se acabaran mis vacaciones y mis ahorros, y mi sangre rozará los limites de capacidad, después de todas las “donaciones forzosas” que sin mi consentimiento iré realizando durante todo este tiempo, el mosquito estará gordo y yo me quedaré en los huesos. 

¡Ahora te lo juro, que el año que viene los estaré esperando…!

12 comentarios:

Alfonso Saborido dijo...

En mi casa son como conejos jjj de grandes

Dilaida dijo...

Los odio, les gusta especialmente mi sangre, me ponen como un colador.
Bicos

María A. Marín dijo...

Mosquiteras en las ventanas, es lo más eficaz.

Saludos

Genín dijo...

jajaja Yo tengo la suerte de que no les gusto demasiado, pero de todas maneras no es difícil librarse de ellos, evitar estar sin protección el amanecer y el anochecer y tener protegidas las ventanas con mosquiteras, ahora las muy estéticas de quita y pon, muy curiosas, o si no, para dormir, mosquitera en la cama, esto lo hacíamos en Venezuela,pero yo prefiero lo anterior, y te lo dice uno que como sabes vive en la zona mas famosa de mosquitos, Huelva...jajaja
Salud

mariajesusparadela dijo...

Mosquitera sobre la cama...

Fiaris dijo...

uuufffffffff!!!!por aqui en invierno estamos y de ellos nos olvidamos.Pero ya llegaran en noviembre con todos sus bríos.
Abrazo y que sea leve mi amigo.

Sara O. Durán dijo...

Son un verdadera maldita plaga, mutantes, aliens, en cuanto se erigen ciertas barreras ya están puliendo la técnica para burlarlas.
Ánimo, hay que animarnos colectivamente... Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Esos malditos voladores, vampiros de las noche no podrían chupar grasa en vez de sangre?

Mos dijo...

Así contado parece una película de terror y ciencia ficción juntas.
¡Qué miedo, Mamé!

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Ceferina dijo...

Tengo la suerte de que a mi no me pican. te aconsejo que tires todos los aerosoles, no sirven, vete al mercadona y compra el antimosquitos (liquido) eléctrico, lo enchufas y te olvidas. Un ramo de jazmines en la mesita de noche también funciona.
No te agobies y a por ellos¡¡

Abuela Ciber dijo...

Y para colmo se hacen cada vez más resistentes!!!!! ja ja

Cariños

Tebefran dijo...

Mi sangre también les encanta. No hay quien pueda con ellos, son expertos taladradores te pican a través de la ropa. ..y a veces parecen helicópteros, otras soluciones? dicen, son la flor de jazmin y la planta de albahaca. Probaremos a ver.