viernes, 13 de julio de 2012

PETER PAN... COGIÓ SU FUSIL



Hace ya algún tiempo que peino canas, me sobran al menos diez kilos, no sigo la moda y miro muy poco los escaparates, la música de las radios fórmulas me aburren y aturden, los lugares ruidosos y bulliciosos llegan a molestarme, me importuna recogerme tarde… y así podría seguir contándoos infinidad de ejemplos de actitudes y conductas que antes me atraían y ya hace bastante tiempo que dejaron de hacerlo, no es que haya envejecido de repente, simplemente he ido superando etapas, pero está claro que los anteriores ciclos los he intentado vivir plenamente e intensamente y lo más importante… sin saltarme ninguno, lo que sí soy consciente es que no quiero vivir siendo un Peter Pan superviviente y estático para siempre en “El País de Nunca Jamás”.

Ya no lucho por cambiar el mundo, ahora ya solo “combato en mi personal trinchera” para que el mundo no me cambie a mí, duro quehacer en los tiempos que nos han tocado subsistir…

(El síndrome de Peter Pan se ha convertido en un término psiquiátrico utilizado para describir a un adulto temeroso de sus obligaciones y compromisos, que se niega a actuar de acuerdo con su edad en todos los aspectos cotidianos de la vida). 

P.D. (Ya solo nos queda por ver que el Señor Mariano Rajoy restablezca de nuevo el servicio militar dándole vida al Capitán Garfio).


12 comentarios:

José María Arroyo Bermúdez dijo...

"...Ya no lucho por cambiar el mundo, ahora ya solo “combato en mi personal trinchera” para que el mundo no me cambie a mí, duro quehacer en los tiempos que nos han tocado subsistir…" Me gustaría compartir esta frase, con enlace de tu blog incluido. Cuanta razón, y cuantas similitudes con mi manera de sentir y de actuar. No hago más que abogar por la acción individual, y si hubiera que volver a hacer la mili, seré desertor y que vengan a sacarme de la trinchera...ya me enseñaron antes cómo defenderla. Un abrazo.

Genín dijo...

No, garantizado que no, la mili cuesta una pasta gansa y lo que les encanta es recortar.
En cualquier caso, eres un afortunado, no todo el mundo es capaz de razonar como tu y saber por las etapas que pasa, ya ves, yo ya ni me molesto en hacerme ese tipo de preguntas, tiro p,alante tratando de hacer lo que mas me gusta dejando vivir a los demás.
Salud

Eastriver dijo...

De todas tus entradas prefiero sin duda aquellas en que nos hablas de ti, de tus pensamientos, miedos, angustias, certezas... No todas las entradas de un blog pueden ir en esa dirección, está claro, porque en la vida hay meditación y otras cosas (fiesta, paseos, comidas...) y es lógico que en los blogs también. Pero esas meditaciones tan personales me han gustado mucho.

Yo, que creo que tengo poco más o menos tu edad, me identifico bastante (nos hemos hecho mayor, es eso...). Tampoco lucho para cambiar el mundo, pero te digo una cosa: me haría feliz que cambiaran tantas tantas cosas... Supongo que como a ti.

Ceferina dijo...

Suscribo cada una de tus palabras, yo también siento más o menos lo mismo.
Hay una época para cada cosa y es de inteligentes reconocer la propia y asumir lo que toca, con la satisfacción, como bien dices de haberlas vivido intensamente cada una de ellas.
Bst.

María A. Marín dijo...

A mí me gustaría tener todo tan claro como tú.

María dijo...

Hola Mamé.

Estoy contigo en casi todo lo que dices. Solo un matiz: yo si quiero ser de vez en cuando Campanilla, para poder volar fuera de este mundo de políticos sinsentido. Y que nadie se ofenda¡Dios me libre!

Feliz finde y un besico

mariajesusparadela dijo...

Has crecido de manera perfecta.
Mariano no crecerá nunca, pero él no es Peter Pan, es Pinocho...

nocheinfinita dijo...

Como sigamos así, no solo Peter Pan cogerá su fusil...

Feliz verano Mamé.

impresiones de una tortuga dijo...

Me identifico tanto contigo que muy bien podría haber escrito yo esta entrada.
Un saludo Mamé.

midala dijo...

No hay nadaaaaa más que decir a lo que tú comentas.Estoy totalmente de acuerdo.Mil besitos

emejota dijo...

Sembrao, estas sembrao "chiquillo". A mi, me ocurre como a Genín, pero resulta agradable, mucho, leer una entrada como esta, porque uno se siente "hermanado" con sus semejantes. Bss.

Montserrat Sala dijo...

Hola Mamé.
A mi me contaron otra definición del sindrome de Peter Pan. Y es aquel de los que estamos entrando en años: es el que dice que nos quejamos siempre de todos los achaques propios de la edad.
Porque nunca jamás habia tenido dolor de espalda, nunca jamás me dolió la rodilla, nunca jamás....etc.
ES bueno eh?
qeu pases un buen dia.