martes, 10 de julio de 2012

LOS BESOS DE JUDAS...



Tengo un vecino que tiene un primo que dice que conoce a un tipo que cree tener un millón de amigos.

¿Qué es la amistad? La definición “Es la relación afectiva y desinteresada entre personas” y los sinónimos más utilizados son aprecio, afecto o cariño y el antónimo más conocido y usado es el de enemigo.

Muchas veces una oposición es verdadera amistad, aunque en algunos momentos nos cueste creerlo, otros dicen que los lazos de la amistad más estrechos son los de la sangre y la familia, situación más que discutible, y los más osados comentan que el tiempo fortalece la amistad y debilita el amor (amistad y amor es una mezcla explosiva), y también hay individuos que improvisan viejas amistades como “Premios Ficticios” de experiencias anteriormente vividas.

Amontonamos “amigos” como si fueran libros en una vieja estantería, muchos ni siquiera los hemos leídos, otros ni los recordamos solo los adquirimos porque nos gustó la encuadernación y la portada, todo era fachada sin contenido y lo más grave... algunos eran tan insulsos que solo los compramos porque alguien nos los recomendó (malditas influencias). Y durante mucho tiempo estos nos han estado ocupando un espacio innecesario en nuestras “vidas-bibliotecas” y cuando lo descubrimos en muchas ocasiones es demasiado tarde e intentamos solucionarlo borrando direcciones, números de teléfonos o cualquier señal de contacto con estos personajes de nuestras “memorias y discos duros”, maldiciendo el tiempo perdido que como dijo uno de los siete sabios de Grecia: Solón “No te apresures ni a hacer amigos nuevos ni a dejar a los que ya tienes”.

13 comentarios:

José María Arroyo Bermúdez dijo...

Pues tienes toda la razón. En los tiempos que corren, a la palabra "amigo" le está pasando como a otras, que se está devaluando su sentido. Un suponer... La palabra héroe. Antes un héroe era un tipo que se jugaba la vida o incluso la daba, por salvar otra. Hoy un héroe es un tipo en calzonas que marca un gol.
Amigos los hay, pero suelen ser pocos, porque como con el buen vino, la calidad no abunda. Con esto de las redes sociales, lo de los amigos se ha convertido en una colección de vinos cabezones que se acumulan en la bodega y que si los bebes acaban produciéndote jaqueca.

Curiosamente, a mis mejores amigos no los encuentro en las redes sociales y no contacto con ellos a diario, sino muy de cuando en cuando... qué cosas. Impecable tu reflexión Mamé.

Eastriver dijo...

Buena comparación libros-amigos. Y sí, comprar libros por la portada, e incluso por la solapa, es mala cosa.

Me alegra decir que no fue ese nunca mi problema. Tengo pocos amigos. Pero los suficientes. Personas que dicen tenerlos a montones no saben salir del trabajo porque imagino que no sabrán qué hacer fuera.

Genín dijo...

Cada vez tengo menos amigos, mas que nada porque se me han muerto algunos y otros están desaparecidos, los que tengo actualmente, pocos en realidad, los trato con toda naturalidad, no entre algodones, pasará lo que tenga que pasar.
Es cierto que la palabra amigo se utiliza hoy día con demasiada ligereza y superficialidad.
Salud

María A. Marín dijo...

Ni que lo digas Mamé.
Aunque Solón diga que no se dejen a esos que creías amigos, yo siento llevar la contraria a tan sabia persona, pero ya los tengo borrados de mis contactos y de mi mente.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Hay gente que llama amigos a los del feisbuk...y, claro, pasa lo que pasa.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Amigos hay pocos, Mamé. Conocidos, muchos.
A veces podemos equivocarnos y abrirnos a personas que defraudaron nuestra confianza, pero no es un error fatal: sólo demuestra la buena intención primera por nuestra parte. Lo cierto es que la amistad exige tiempo y mimo, como el amor.
Me gustó esa comparación con los libros, muy buena.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Un payaso aquel que diga que tiene tantos amigos... Los amigos no se dan en maceta, conocidos miles, pero amigos amigos... es dificilísimo encontrarlos y más todavía saber conservarlos. Yo tengo poquitos pero maravillosos.

Montserrat Sala dijo...

Menudo tema Mamé, Mejor dejallo.
Amí me ha llamado al atencion tu primera frase. "Tengo un vecino que tiene un primo que dice que conoce a un tipo, que cree tener un milón de amigos".

hay una cancion de los años 20-30,osea casi cien años!!!cuyo, estribillo decia:"He bailado con un hombre que ha bailado con una mujer,que ha bailado con el principe de Gales".
Me lo contó una señora muy mayor
en mi juventud, refiriéndose al antiguo, Duque de Windsor, el que abdicó para casarse con una divorciada, y que por lo visto, en aquella época hacia furor, entre las mujeres, por ser muy guapo y elegante.
Es lo primero que he pensado, al leer tu encabezamiento, y disculpa porque no va nada con el tema.

Ceferina dijo...

Yo hace tiempo que llegué a la conclusión de que los amigos son circunstanciales por algún que otro palo que me he llevado.
Así que dejo pasar algún tiempo antes de ponerlos en la agenda y cuando tengo tengo que borrar a alguno no dudo mucho, aunque lo paso mal.

Farero dijo...

...Hasta el infinto y más allá...

Alfonso Saborido dijo...

Tengo amigos, pocos, pero bueno. En el facebook tengo cerca de mil. Dicen que son amigos... pues no ejje

ana dijo...

Estoy con Mariajesús, la palabra amistad es una palabra que no debe decirse a la ligera, la amistad se trabaja día a día y eso lleva tiempo.

Un saludo.

Cris Pérez dijo...

¡No puedo más que discrepar!

Una amistad no es una posesión es una relación espacio temporal que se da cuando las dos personas quieren relacionarse. De otro modo, sería egoísmo puro.

A veces, tengo conversaciones muchísimo más interesante on-line que presenciales. Estar de forma presencial quiere decir que las dos personas deben prestarse atención sincronizadamente. Si esa sincronización no se da, ¿es una mala amistad? Simplemente, no le apetece hablar. En cambio en la red, cada persona responde cuando le apetece y si te responden es de forma desinteresada, simplemente, cuando y porque les apetece...

¿Amistades pocas? La verdad es que de forma simultánea soy incapaz de escuchar activamente a más de una persona a la vez. Así que más que pocas, me atrevería a decir que amistades en pequeñas dosis para ESTAR cada vez que me necesiten o yo necesite.

En las redes sociales sólo tengo personas que conozco y aprecio. Si no es así, prefiero acabar.

¡Un abrazo!!