sábado, 8 de diciembre de 2012

SUSHI Y AMIGOS







Un largo fin de semana rodeados de amigos, comidas, bebidas, conversaciones, “critiqueos” y muchas risas…

No dejamos títeres con cabezas, pero así son nuestras reuniones, donde platos de los más variados desfilaron por la mesa y como novedad el “sushi”, espero que se repita como tenemos preparado antes que se acabe este 2012.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hay un chico en el grupo que se parece mucho a ti. No sé si por las gafas y la barba, pero a mi se me parece.
Bonitos platos y, lo mejor, la compañía y compartir.

ARO dijo...

Mi día ha sido idéntico, pero no he llevado cámara.

Genín dijo...

Los platos se ven muy bonitos, pero yo no soy mucho de pescado crudo, prefiero el Jabugo bien curao...jajaja
A seguir disfrutando que demasiadas penas hay ya...
Salud

José Vte. dijo...

Tampoco soy mucho de sushi pero es verdad que los platos tienen una pinta estupenda y están muy bien preparados. Una buena reunión de amigos es lo mejor para un buen fin de semana.

Un abrazo

Eastriver dijo...

Siempre me resistí a la comida japonesa, pues pensaba que no me iba a gustar. Y mira, ahora soy adicto. Además es una cocina muy sana, casi nada grasa. El sushi me cuesta un poco, de todas formas, porque lo crudo si es carne o pesacado me cuesta por algún prejuicio. Pero el sashimi me encanta, bien mojado en salsa de soja con un poquito de wasabi diluido, pero sin pasarse, que pica como una cosa mala...

Y sobre los amigos, coincido plenamente en la necesidad de compartir las cosas de la vida, y crecer en buena compañía.

caritabaston dijo...

De que buena gentes estás rodeado Mamé, y que buena mesa…un saludo…TONY

Mos dijo...

La calidad de un banquete no está en la calidad de los alimentos que en él se toman sino en la calidad de los comensales sentados a la mesa.

(La frase no es mía pero no recuerdo al autor)

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Maripaz Brugos dijo...

Como os lo montais de bien, da gusto veros. Estas reuniones son estupendas sobre todo cuando se está acompañado de buenos amigos.