viernes, 28 de diciembre de 2012

SE LO QUE HICISTE EN EL ÚLTIMO COTILLÓN... (Reedición)





La historia se repite, es un círculo vicioso donde las fases giran con el paso del tiempo, y eso lo digo porque las modas pasan y vuelven, esto mismo ha ocurrido con los grandes cotillones que durante años no eras nadie… si no conseguías una entrada a ser posible del más caro; donde pasada las doce de la noche te maltrataban física y psicológicamente, siendo una proeza llegar a la barra, ya que el aforo del local lo habían triplicado, la música pachanguera y cada vez más fuerte dejaba un rastro de afonía en el ambiente, para colmo el desastroso guardarropa, con ficha incluida; te hacia quedar con la incertidumbre de si la chaqueta que acababan de tirar al suelo, sería la misma que te llevarías a casa, casi siempre lo descubrías tarde, cuando encontrabas objetos extraños en los bolsillos que a partir de ese momento habían pasado a ser los tuyos. Por fin vuelven las fiestas antiguas de Navidad ¿La recordáis…?

Lo primero: El local.

Una casa desangelada, preparada para el alquiler de verano, prestada por el familiar de turno de alguno de la pandilla (cada año diferente) que se convertía en cuartel general de operaciones durante más de un mes, siempre con la excusa de “Vamos a preparar la fiesta…”.

Segundo: El reparto de habitaciones. 

El salón sería la pista de baile, la cocina se convertía en la barra, una habitación sería el ropero y cabina del disc-jockey y en otra se amontonaban todos los objetos y enseres a los que los dueños tenían cierto apego sentimental o sea camas, almohadas, sofá, sillas y el cuadro de la Santa Cena en relieve…

Tercero: La decoración.

Debido a que teníamos totalmente prohibido clavar ni una sola puntilla o chincheta en ninguna de las paredes, todo iba pegado con fixo, que con la húmeda de la casa, hacía que la decoración, nos la encontrábamos a diario en el suelo o lo que es lo mismo los posters, en la pared de las chicas… los caretos de Humberto Tozzi, Sandro Giaccobe o el mismísimo Camilo Sesto, en el lado de los chicos… los Rolling Stones o los Kiss, así como carteleras de cine que algún osado presuntamente había sustraído, lo mismo las había de Fernando Esteso y Andrés Pajares, que películas de “Chinos” de Bruce Lee, recuerdo una fiesta donde una de las paredes estaba ocupada por una foto gigante del Real Betis Balompié.

Cuarto: La música.

La fiesta de fin de año, tenía su propia lista de hit parade.

-En el 5º puesto, todos los éxitos de Georgie Dann, “El bimbó, El cafetal, La barbacoa, El chiringuito, o Mami que será lo que tiene el negro”, así hasta más de cien.



-El 4º puesto para los bailes de modas desde “La Raspa”, “Los Pajaritos de María Jesús y su acordeón”, pasando por el “Hula-Hop de Enrique y Ana” o el “Tractor Amarillo”.


-El 3º la banda sonora de “Grease”, donde por un momento nos convertíamos en John Travolta y Olivia Newton John siendo los reyes de la pista.




-El 2º los Village Peoples con la canción Y.M.C.A. donde llegando al estribillo, el disc-jockey bajaba el volumen del tocadiscos y a berrido limpio inventamos los casting de Operación Triunfo.



-Y por último, el número 1º, “Los Ríos de Babilonia” del grupo Boney M. todo ello con una coreografía muy especial, hacíamos un corro y en medio el pamplina de la reunión se jugaba la vida imitando al negro cantante del conjunto, entre piruetas, convulsiones y tonterías varias, era animado por un público muy canalla y con mucha ganas de guasa.


Quinto: El horario.

La fiesta empezaba a las diez de la noche y se hacia un descanso a las once y media para ir a las campanadas a la Plaza de la Iglesia, y luego a la vuelta, la encontrábamos llena de gente que ni siquiera conocíamos, menos mal que un “espabilaos” de los nuestros, ya había cambiado la Gin Rives por Ginebra Lirios o El Indio, para nuestros nuevos “invitados”.

Todo terminaba cuando “el pringao” de turno vomitaba en medio de la pista de baile y se ponía malísimo. Siempre se recurría al café con sal, que era la receta para la cura milagrosa, que más que reanimarlo y darnos las gracias, “la víctima” se ponía violenta y llegaba a insultarnos…. La fiesta concluía con la típica frase “Nos vemos mañana para limpiar…” pero nunca, nunca aparecía nadie…

12 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y limpiabas igual.

Fiaris dijo...

Y no quedaba otra que limpiar!!!por aqui ultimamente la pasamos muy tranqui y poquitos es lo ideal.
Buen año

María A. Marín dijo...

Pasaba por aquí, escuché la música y me estoy tomando un gin tonic. Limpiar no limpio.

Genín dijo...

Pues nunca me vi vuelto en una fiesta de esas, la verdad es que no me va el ruido y demasiada gente danzando, prefiero pasarlo en familia...
Salud

Gracia Nuñez Neches dijo...

Lo has calcado Mamé!. desde BoneyM a las vomitaduras de los gorrones de todos los años, y de limpiar siempre los mismos. Enhorabuena y Feliz Año, besitos.

Alfonso Saborido dijo...

Hasta dolor de huesos me ha entrado pensando en lo que me movía yo en aquél tiempo jijiji

Abuela Ciber dijo...

Mamé!

Te deseo en este año que se inicia:

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero.

Que la buena suerte te persiga, para que cada día y cada noche encuentres muros contra el viento, un techo para la lluvia y risas para consolarte.

Que aquellos a quienes quieres estén cerca de ti, y en fin,..¡todo lo que desees se realice!

Que de este día en adelante no conozcas nada más que senderos gratos........

.

Sara O. Durán dijo...

Vine a desearte todo tipo de cosas buenas para el 2013, que puedas lograr lo que te propongas en plena armonía. Mucha felicidad, salud, vida!
Abrazo fuerte!

Alicia dijo...

y pensar que cuando era jovencilla, niñatilla más bien salía en Noche Vieja con un vestidito finito ni un abrigo ni un ná...y las medias y los taconcitos..ahora voy a casa de mi hermana parapetada debajo del abrigo la mega bufanda, los guantes...
feliz año!!!!!

ARO dijo...

Feliz año. Así como tú cuentas eran aquellas navidades de hace años. Ahora son muy distintas y quizás más tristes, los años y las ausencias las van poniendo cada vez más nostálgicas.

Montserrat Sala dijo...

Creo que más o menos las costumbres siguen lo mismo por lo que oigo. Has hecho un retrato muy exacto, de como era antes. La única diferencia esta en las relaciones ente sexos. todos sabemos como acaba la noche para la gran mayoría. Y esto antes no se daba con la misma frecuencia ni naturalidad.
Saludos y buen año 2013!!!

Anónimo dijo...

Y por qué no repetir? Volver a lo de antes, volver a pinchar musica (porque no discos) y reunirnos tod@s los amigos. Ya nunca será igual que antes, pero todos tenemos esa nostalgia, volvamos, por una noche mágica, a ese tiempo. Todo es intentarlo