miércoles, 20 de marzo de 2013

¿CHABOLA DE LUXE?



La televisión cada día que pasa me pone más de malhumor y susceptible, por culpa de unos programas que rozan el esperpento y el mamarracho en los tiempos difíciles que corren.

Cuando medio país lucha contra los desahucios y sentencias perdidas, donde los ciudadanos son echados literalmente de sus hogares, hay una privilegiada minoría de pudientes que en la pequeña pantalla nos muestran sus costosas y prohibitivas mansiones y residencias palaciegas, en lugares de ensueños privilegiados y distinguidos…

Residencias de cientos de metros construidas en espaciosas parcelas, rodeadas de grandes jardines y fuentes, con magnificas piscinas climatizadas, ostentosos salones decorados con souvenir de sus múltiples viajes por todo el planeta, sus plantillas de fieles sirvientes, cuadras de caballos, garajes para sus automóviles de alta gama, muelles privados y fastuosos yates, gimnasios y saunas de ensueños…

No es desazón… es impotencia lo que siento, me parece ilógico e inconcebible que en desde un medio de información multitudinario, nos den ese tipo de testimonios en estas fechas tan crudas y severas que nos ha tocado vivir…   

7 comentarios:

María A. Marín dijo...

Y lo que nos queda por ver...¿No es obsceno que hable Barcenas delante de un juez de millones de euros como si hablara de paquetes de pipas?
Prefiero una buena peli porno.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Así estamos todos, Mamé, impotentes. Porque, además, la distancia entre los ricos y los demás va a ser cada vez más sangrante.
No sé cómo se arreglará este estado de cosas.
Un abrazo para ti.

mariajesusparadela dijo...

Digo como María "y lo que nos queda por ver".

Genín dijo...

Apaga el programa y no lo veas, es lo bueno que tiene la tv, que uno ve lo que le da la gana y si no, se apaga y losto, peor lo tenemos con el Gobierno que no lo podemos apagar...jajaja
¡Ojalá!
Salud

Fiaris dijo...

Como dicen
Lo que hay que ver amigo
abrazo

Sara O. Durán dijo...

Se necesita ser demasiado pobres interiormente... para tener la necesidad de exhibir sus riquezas materiales, y solo así sentirse superiores a los que están padeciendo pobreza material. Lo peor del caso, es que ni siquiera así se sienten mejor y tienen que usar todo tipo de paliativos para irla llevando, pero ni así lo logran.
Pobres!!! Ellos son los pobres...
Abrazo!

Alicia sánchez dijo...

Yo me pongo indigná con las casas y con los dueños (que suelen ser idiotas), absolutamente desconocedores de la triste realidad del país...
Y que se le de cobertura a semejante panda de superficiales.....!!!!!