viernes, 1 de febrero de 2013

MIL CARAS Y UN SOLO CORAZÓN...



Pronto cumpliré ocho años de colaboración con el programa de Radio Chipiona “El Tenderete” un espacio que dirige mi amigo Juan Carlos Sáenz, que allá por el mes octubre del 2005 me invitó a que todas las semanas interviniera informando de las actividades culturales y sociales que ocurrían en La Tacita de Plata, así como de un comentario original que semanalmente intento que sea de agrado de todos los oyentes, cosa que algunas veces ocurre, para alegría de mi persona, que mejor premio de que alguien se sienta reflejado en mis historias y relatos.

Hace ya tiempo escribí uno diciendo que no podía idear a quien les llegarían mis artículos, me podía imaginar el lugar y la forma de cómo los escuchaban, en el trabajo, en el coche, dentro de un invernadero o haciendo la comida, pero no podía concebir ni sus nombres ni sus rostros, con el paso del tiempo esa incógnita se ha ido disipando, porque poco a poco he ido conociendo a nuestros oyentes, que cuando me han visto por las calles y comercios de Chipiona me comentan que me suelen escuchar, recordándome incluso los comentarios que más le han gustado, pero lo más sorprendente de todo es que en muchas ocasiones son personas que no conocía o al menos nunca había hablado con ellas.

En ningún momento pude pensar que nuestra radio tuviese esa gran y fiel audiencia, pensando que el medio estaba caduco y obsoleto, descubriendo al mismo tiempo que eso forma parte de la magia de la radio, que hace felices tanto a quien la escucha como el que la hace.

Con todos esos oyentes hemos vivido de alguna manera las vivencias más cercanas y cotidianas del día a día como las Navidades, Carnavales, Semanas Santas, Romerías del Pinar, Veranos, Veladas de la Virgen de Regla y demás eventos y celebraciones locales, e incluso hasta hicimos andando juntos El Camino de Santiago con crónicas diarias.

Hemos hablado de cocina, de televisión, de ecos de sociedad, de política municipal, de los desaparecidos cines de veranos, de música, de cine, de Rocío Jurado, de las playas, de los chiringuitos, de ecología y medio ambiente, de personajes y lugares que por desgracia dejaron de existir en nuestro pueblo, no ha habido tema que no hallamos tocado siempre con respeto y consideración, y sobre todo de sentimientos humanos, del odio y del amor, de la tristeza y la alegría, de la juventud y también de la vejez, de la maldad, de la envidia, de la solidaridad, de la mentira y de la verdad, de guerras y paz, de la muerte y de la vida, del pasado y del futuro, de los recuerdos y de lo que aun nos deparará el destino.

Con el paso del tiempo he ido descubriendo que la labor que se realiza desde esta, nuestra emisora es enorme y eficaz, ya que no solo nos dedicamos a informar y entretener sino de que alguna forma hemos creado un grupo de buenos amigos, “una pequeña gran familia radiofónica”, que hace que seamos más tolerantes y fraternales en todos los sentidos y a la vez más humanos con nuestros semejantes siendo esta una sensación muy emocional y gratificante que como dice el anuncio no tiene precio. Esta es, nuestra Radio…


5 comentarios:

Genín dijo...

¡Felicitaciones y que sigas muchos años mas, hasta que te salga del forro, vamos! jajaja
Salud

mariajesusparadela dijo...

Mi enhorabuena por ella.

emejota dijo...

Ole, ole y ole, guapo. Bss.

Mos dijo...

Te felicito, Mamé.
Me consta que la radio tiene algo de mágica, que engancha y seduce. Siempre que me invitan a participar en algún programa local lo hago con gusto y te sientes bien de saber que llegas a gente con la que conectas por tus palabras.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

asaborido dijo...

La radio no morirá nunca!! ya sabes que en Jerez tienes otra radio tuya!! un abrazo