miércoles, 24 de marzo de 2010

MUERTOS DE RISAS...






La definición que podemos encontrar en el diccionario de la palabra muerte es la siguiente “Muerte es el final de la vida”, pero luego ¿Qué?, soy de los que piensan que existan pocas probabilidades de que encontremos vida después del fallecimiento, de todas formas en mis últimos suspiros y antes que se cierren mis ojos, cruzaré los dedos, por si mis pensamientos fueran erróneos y realmente eso fuera cierto, reconoceré que me equivoqué, espero que ese momento aún tarde, no tengo ninguna prisa por descubridlo y como no, muchos sueños por realizar.

Tampoco tengo muy claro lo de la reencarnación, no me veo como un perro, una vaca o una rata, después de muerto, la idea si la veo muy interesante, estaría bien que el maltratador renaciera en su víctima, que el dueño de una plantación de algodón se convirtiera en un negro esclavo en su siguiente existencia o que un rico y poderoso traficante en un pobre y marginal drogadicto, la reencarnación sería premio o castigo, si te lo piensas.

También me surgen dudas, de si quiero que me incineren o me entierren, así que ese día decidan mis familiares y amigos, haciendo un referéndum, colocando una urna en mi velatorio. Si sale ganador el que me quemen, que luego arrojen mis cenizas desde la Casa de la Cultura, en la Plaza de Pío XII, el domingo de cabalgata de carnaval, a la hora de la entrega de los premios o sino un sábado de agosto, un día que haga una levantera muy horrorosa, en la orilla de la Playa de Regla; entre medio de sombrillas, flotadores, niños perdidos, filetes empanados y sandías, allí reposarán mis restos como último destino. Y si por el contrario me van a enterrar, sólo una última voluntad que me lleven a hombros al cementerio, porque yo detrás en los coches me da fatiga y me mareo.

Joaquín Sabina nos cantaba “Que la muerte viajaba en ambulancias blancas”, para el condenado es su pena, para el legionario su novia y en el oeste tenía un precio. Ella se representa con manto negro, guadaña y carabela, y de carroñeros buitres una bandada, pero olvidemos lo oscuro y siniestro, que para terminar, que mejor que escuchar y bailar la canción “Thriller” de Michael Jackson con “tos” sus muertos, en paz descanse… 

Espero que mi vida me sepa a poco y se me haga corta, será la señal que he sido muy feliz…

10 comentarios:

Anónimo dijo...

El duque: Mané, la muerte es el principio de la nada y el final del viaje. Es curioso,no hay que guardar cola para sacar el billete y hay plazas para todo el mundo.

mariajesusparadela dijo...

Y después "que nos quiten lo bailado"

Anna Jorba Ricart dijo...

Mamé...en este preciso instante en que te escribo, lo de la muerte ni me lo planteo, ya lo has hecho tú y estoy de acuerdo, me quedo con las risas...
jajajajajaja...éstas que no falten, jajajaja...
un saludo.

belijerez dijo...

Todos aunque no lo reconozcamos publicamente nos planteamos el tema de la muerte, va implicito en el paquete, sólo depende la edad enla que te lo plateas. Tu los has hecho de manera muy racional y divertida, sobre todo simpática...como tu mismo eres, genial.
Yo de momento sólo he dajado dicho que por favor no me maltraten con cuidados interminables... por si acaso. También me gustaría acabar oyendo la Zarzamora versión Lola Flores, por lo demás me da igual.
Durante mucho tiempo creía en la resurección pero ya después de la "frustración eclesial" ni eso. Lo de la reencarnación tiene tela...mucha paranoia me parece a mi eso, así que cuando se acabe se acabó y punto pelota. Lo importante es aqui y ahora vivir lo mejor posible y hacer que otros, de camino, también puedan disfrutar lo suyo.

AROBOS dijo...

"Muchos tragos son la vida
y un solo trago la muerte."

bonobox dijo...

La muerte es el menor de todos los males y encima tiene una cosa muy agradable:las viudas

caritabaston dijo...

Mame, la vida es para no tirarsela muy en serio, porque, de todas manera, no vamos a salir con vida de ella..jejeje..Un saludo TONY

Alfonso dijo...

Vive ahora, y lo demás, ya vendrá. Te o digo yo que por desgracias sé de eso. Para qué tantas preguntas, no vamos a tener respuestas :)

Maripaz Brugos dijo...

Mamé eres tan divertido!!

Anda que tus cenizas volando por la playa, entre los veraneantes y la tortilla de pápas jejejeje, menudo espectáculo.

La muerte esa desconocida, me da mucho yuyu. Prefiero no pensar en ella. Amo tanto la vida!!
Pero me llegará como a todos. Para entonces, quiero que me icineren, no soporto que me metan bajo tierra, tengo claustrofobia.

Isabel Martínez dijo...

Estimado Mamé, pongamos a la muerte en el cuarto oscuro y no nos acordemos de ella, que ya saldrá y vendrá a por nosotros cuando corresponda. Entre tanto, a vivir, que son dos días.
Besos.