miércoles, 31 de marzo de 2010

SEMANA SANTA CHIPIONERA






Cuando vuelvo la vista atrás y recuerdo mi infancia, me vienen vivencias de un pasado casi reciente, dentro de la década de los 70, tenía 10 años en 1973, recreando en mi mente momentos muy especiales que guardo y que reviso sin previos avisos, simplemente surgen espontáneamente.
.
Me acuerdo de las Navidades, de los veranos, de los días de escuela, de las Veladas de la Virgen de Regla, las Romerías del Pinar y de muchas otras experiencias vividas, pero tengo pocas evocaciones de lo que representó la Semana Santa en esa época. Lo primero que viene a mi memoria, es el Miércoles de Ceniza, estudiaba en el Colegio Virgen de Regla y siempre nos llevaban al Santuario ese día y nos la imponían en una misa. Acto seguido toda nuestra ansia consistía en intentar sacudirnos las cabezas cuanto antes, porque siempre estaba “el listo de turno”, que nos hacía saber que dicha “sustancia” provenía de un muerto, era una leyenda urbana que rondaba entre todos los chiquillos...
.
Y como no rememorar, las horas que pasábamos delante de la televisión, viendo películas de temas religiosos Ben-Hur, Los Diez Mandamientos, La Túnica Sagrada o Quo Vadis, para mi que eran de romanos, estas siempre las ponían en la primera cadena, porque en la segunda durante todo ese tiempo sólo había la carta de ajustes y en la radio más de lo mismo ya que solamente emitían música clásica sacramental y las noticias, que se llamaban “Los Partes” en aquel tiempo. Ahora si… lo mejor, los roscos y los bollos de aceite del Sanluqueño o del Chato y como no las torrijas que se hacían en casa.
.
De todas formas la Semana Santa ha cambiado para mejor, hace 30 años, que yo recuerde no existían pregones, exaltación de la saeta, cartel anunciador o cuadrillas de costaleros oficiales y en más de una ocasión salían los pasos con ruedas. En estos momentos las procesiones que salen a la calle son tan magníficas y dignas como las de cualquier parte de nuestra región, gracias a los esfuerzos que hacen Las Hermandades que consiguen que cada año después de un arduo trabajo logran que la Semana Grande brille con luz propia. 

Desde aquí quiero felicitar a Las Hermandades Chipioneras: Nuestro Padre Jesús Cautivo y Nuestra Señora de los Dolores, así como a la del Santísimo Cristo de las Misericordias y Nuestra Señora de la Soledad por su labor y empeño, enhorabuena...


11 comentarios:

María N. Arteaga dijo...

Hola.

Recuerdos maravillosos.

Me gustaría disfrutar de tu Semana Santa, y a la vez, que tú vivieras la de Murcia, con las imágenes de Salzillo y el aroma de azahar.

Somos afortunados.

Un beso

Isabel Martínez dijo...

¿Quién no tiene recuerdos religiosos en el fondo del armario? Vivimos en el país que vivimos. Pero a mí me gustan algunas manifestaciones religiosas que han pasado a formar parte de nuestras costumbres y se confunden con vida y alegría en nuestra memoria sentimental.
Me alegro de que hayáis mejorado los chipioneros y vuestras procesiones sean hermosas.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Los no andaluces solamente podemos daros la enhorabuena por vuestra Semana Santa.

Anna Jorba Ricart dijo...

Se que por tierras del sur se vive intensamente la Semana Santa...
Respeto toda esta religiosidad....pero si tuviera que escoger, me esperaría ahora en Abril...para irme, por ejemplo, a Sevilla de "feria"....
De todas maneras te deseo una feliz Semana Santa.

caritabaston dijo...

Desde aqui me uno a ti, para felicitar a las dos Hemandades de Chipiona, y a esas jente que desde fuera de las Hermandades estan haciendo que la Semana Santa Chipionera,sea ta bonita como la de cuaquier ciudad, sin menospreciar a ninguna...Un saludo TONY..

Ramon.Eastriver dijo...

Las procesiones ya sabes que no me van. Pero tu tierra es hermosa. Y aunque lejos son bastantes los reucerdos compartidos: las pelis, los viernes sin carne, la ceniza en la cabeza que los padres Escolapios también nos obsequiaban. No es la mejor época del año pero al menos tenemos vacaciones. Un gran abrazo.

belijerez dijo...

Siempre disfruté mucho de la Semana Santa, de niña, joven y ahora un poco menos. Reconozco que ultimamente la siento diferente. Me he vuelto crítica con la religiosidad popular, o mejor dicho, con el objeto turístico en que se ha convertido.

...Me estaré volviendo una vieja cascarrabia???

jefhcardoso dijo...

Yo no hablo español, pero le gustaría invitar.
Quiero que venga a ver a mi manera.
Mi manera de pensar.
Utilice la herramienta de traducción
Véase lo que siento
Vea cómo este hombre común se siente
Este lugar aparte.

Hug: Jefhcardoso de http://jefhcardoso.blogspot.com

AROBOS dijo...

Son recuerdos comunes. Pero es verdad que en poco tiempo han cambiado mucho las cosas.

Mª José Lázaro dijo...

Hola Mamé, saludos también desde Maranathá, al principio no entendía tu comentario, "tomara que tu viera", jejeje, pero ya he entrado en tu blog y me he paseado por allí. Muy bueno este artículo de los recuerdo de la Semana Santa de cuando chico. Creo que todos hemos vivido la Semana Santa mas o menos así de pequeños. Yo ahora la vivo diferente.

José María Arroyo Bermúdez dijo...

Yo no soy muy de, pero reconozco que forma parte del patrimonio cultural, y tiene su importancia. Seguramente ahora está todo mucho más organizado y mejor estructurado, pero el escenario ha cambiado, es mucho más moderno, más iluminado y más masificado. Desde mi perspectiva, eso resta "misterio" al asunto, o quizá sea que con el paso de los años me he vuelto más escéptico y menos impresionable... segúramente sea eso. Saludos señor.