domingo, 23 de mayo de 2010

LA FOTO


CURSO 1969

Hoy he estado repasando fotos antiguas y una de las más viejas es esta del curso del 1969, tendría 5 o 6 años, o lo que es lo mismo hace más de 40, me he estado recreando en mi propia mirada, que estaría pensando a parte de atender las sugerencias del fotógrafo, ¿Qué habría hecho el día antes? ¿O cuáles serían los pensamientos que me rondaban por mi cabeza? ¿Estaría pensado que algún día después de mucho tiempo escribiría sobre aquel momento, como hago ahora mismo? ¿Tendría la mente en blanco pensando que cuanto estuviera cerca de cumplir los 50, sería capaz de recordar ese instante? Que historia más surrealista me está surgiendo ¿Y si todo esto que hoy redacto realmente si ocurrió... y no es solo producto de mi imaginación? Demasiadas preguntas para tan pocas respuestas.
.
¿Recuerdos alegres o tristes? ¿Añoranzas felices o desdichadas? No creo que con esa edad me preocupara mucho el futuro... y el pasado ¿Qué pasado podría tener? Todos los días serían presentes, deseando que terminaran las clases, para disfrutar de la libertad que me daban, mi balón, mis canicas, “mis amigos” y mis tebeos con los que estaba aprendiendo a leer y a soñar supongo, todo esto formaba parte de mis codiciados y preciados tesoros.
.
Para más tarde descubrir que las princesas y los príncipes solo existen detrás de los escaparates, los castillos encantados están todos hipotecados, las islas misteriosas se alquilan en las agencias de viajes, los dragones, las hadas y los gnomos viven solamente en los parques de atracciones, lo que si son reales son “los ogros, las brujas y los fantasmas” estos si están por todos los sitios y por supuesto que no forman parte de ningún cuento. A pesar de todo esto sigo mirando con emoción la foto… 

P.D. (Desgraciadamente últimamente voy a más entierros que a bodas…)

12 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Por partes, Mamé:

1.- Me encanta esa foto. Eras una auténtica ricura. Para comerte a besos. Qué zagalico más guapo.

2.- La infancia, qué territorio más misterioso cuando nos hacemos mayores. Nos miramos, sabemos que somos nosotros en otro ámbito temporal y pensamos: ¿y por qué a este chaval le rompieron este día las ilusiones? Ay...

3.- Y lo más terrible es que, además de irse esa luz especial de la mirada, un día descubrimos lo que tú tan bien narras: las princesas, las hadas y esos seres maravillosos de los cuentos no están, pero sí los malvados.

Bravo, Mamé. Me encantó tu entrada. La he disfrutado. La infancia de cada uno es la infancia de todos, porque todos, a esa edad, éramos ángeles y participábamos de la misma gloria etérea y maravillosa.

Alfonso dijo...

Joé, es verdad, yo también voy a más entierros que bodas, pero mira, en los entierros no hay que regalar nada :)

josefina dijo...

Yo también tengo costumbre de mirar fotos de tiempos pasados y descubro que la mirada es una de las cosas que mas va cambiando y tiene muchas fases.
Eras un niño guapísimo.
Un abrazo

Maripaz Brugos dijo...

Mamé, me encanta la foto...tienes unos ojos preciosos y una mirada que enamora.

Quizá tu mirada en la actualidad no tenga esa inocencia, pero estoy segura de que se podrá adivinar a través de ella,tu álma llena de riqueza.

mariajesusparadela dijo...

Pues, si me lo permites, te diré que "ese lunar que tienes ,cielito lindo, junto a la boca
no se lo des a nadie, cielito lindo
que a mi me toca" (canta y no llores)

Princesa.triste.115 dijo...

Bonita entrada.

Un saludo

AROBOS dijo...

Nostálgica entrada. Las fotos antiguas nos ponen melancólicos y -porqué no decirlo- tristes. El tiempo pasa y nuestro río se acerca cada vez más al mar.

caritabaston dijo...

Mamé ¿estaría pensando en alguna trastada? .Porque se te ve que estas aguantado la risa jeje…Un saludo TONY…

La viajera mas lenta. Madrid Paper Art dijo...

Que bonico!! Cuanta ternura dan los chiquillos. A mis hermanos también les cortaban el pelo así, con flequillo. Se te ve dulce, con esa mirada que aún lo tiene todo por descubrir, limpia, grande. Y creo que aún esa mirada la llevas, por mas princesas destronadas y príncipes azules desteñidos que encontremos, esa mirada de niños va siempre con nosotros, solo que hay que volver a encontrarla.

Vaya, me estoy poniendo melancólica.

Un abrazo
Tati

__MARÍA__ dijo...

Y lo que te pareces a tu madre ¿qué?
Por lo menos yo veo el parecido.
Todavía eres joven y te quedan muchas más bodas, bautizos y "primerascomuniones" que entierros a los que ir. Seguro.
Ahora un deseo: que la próxima vez que nos veamos no sea en un tanatorio.

Besos

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Pues no sé en qué estarías pensando, pero eras un niño guapísimo.

Estas fotos de los años 60, en blanco y negro me encantan.

Solían hacer una muy repetida de los niños en el cole, con una bola del mundo al lado.

Saludos de "La ventana de mis sueños"

Anna Jorba Ricart dijo...

Mamé que niño tan guapo y que ojos y que medio sonrisa se te escapa en la foto...
? sabes una cosa ¿
...te dejo una frase que a mi me gusta mucho, se dice que es de Joseph Heller :
"cuando crezca quiero ser niño"...