viernes, 19 de noviembre de 2010

MI MÓVIL...




No soy mucho de hablar por teléfono pero desde que me vine de Chipiona a vivir a Cádiz, siempre llevo el móvil encima y es que ya no salgo sin el, y si se me olvida suelo volver a buscarlo a casa, utilizándolo más de agenda y reloj que como aparato de comunicación que es para lo que me imagino se inventó. 

Suelo recibir más llamadas de las que hago, no mando mensajes, ni hago fotos, ni mucho menos lo uso para conectarme a internet, ni para ninguna de las otras funciones extras que con el se pueden realizar, me limito a hablar y a escuchar, es una herramienta que me da seguridad y protección, y no lo utilizo como un juego o entretenimiento.
-
Ayer me metí en la lista de contactos y di un “limpión” de antiguos “Amigos y Conocidos” que ocupaban un espacio inútil en la memoria de mi móvil, en un recorrido desde la A a la Z fui anulando y borrando nombres que de alguna manera sobraban, números a los que hace ya bastante tiempo a los que no llamo y menos aún recibo llamadas, e imagine si el ser humano pudiera hacer lo mismo con su memoria y su corazón, y pudiera borrar con tanta facilidad y rapidez a toda esa “Gente no Especial” que pasaron por nuestras vidas y olvidar todos esos malos recuerdos y tristes vivencias con tan solo la duda del SI o el NO, guardar o eliminar, he aquí la cuestión… borrón y cuenta nueva.

19 comentarios:

ARO dijo...

Ojalá pudiéramos borrar de nuestra memoria los malos momentos y lo que ya resulta inservible o inútil. Pero somos lo que somos en función de lo vivido.

(A ver si me envías a mi correo tu número para hablar de lo de los coches antiguos.)

Anusky66 dijo...

Eso lo he pensado muchas veces , que maravilla sería hacer un reseteado de la memoria , ya no tanto para olvidar personas o sitios, pero hay un montón de datos inútiles ocupando espacio (nº de teléfono de antiguos trabajos o casa en las que ya no vivimos,fechas de cumpleaños de ex-novios, ex-amig@s, películas bodrio,frases hirientes dichas/escuchadas en momentos de mucho cabreo , .... ).
También hay momentos que me gustaría poder guardar en una memoria externa , a salvo de virus, enfermedades y el paso de los años .
Somos lo que hemos vivido así que habrá que cargar con todo lo que el cerebro considere que debemos guardar y que olvidar .

Un besazo

Anna Jorba Ricart dijo...

Es verdad Mamé...¡que bonita similitud has hecho`¡
su pudieramos borrar de la memoria aquello que duele con la misma facilidad...sería perfecto.
La limpieza que has hecho es buena, muchos conocidos y de ellos ?cuantos amigos¿....

mariajesusparadela dijo...

Si las personas pudiéramos eliminar del disco duro todo lo negativo, también olvidaríamos todo lo bueno que esa mala experiencia nos aportó.
De alguna forma, nuestro cerebro está diseñado para borrar de manera automática y pasar al subconsciente profundo cosas que han sucedido y son más duras de lo soportable. Por eso en casos de amnesia, afasia y otros trastornos graves, se recurre a la hipnosis para "recuperar datos".
Al menos, eso tengo entendido.

Veronica Curutchet dijo...

No sé si estaría del todo bueno poder borrar así de fácil a esa gente no especial, porque han formado parte de nuestra vida, del camino recorrido, y una piedra más o una piedra menos en el camino, cambia nuestros pasos.
Te animarías a borrar tus huellas?

un abrazo!

emejota dijo...

Pues para llevar la contraria por el gusto de mirar desde otra perspectiva escribiré que no se trata de olvidar, sino de hacer espacio. Un fuerte abrazo.

josefina dijo...

En primer lugar Mamé, te agradezco que me corrijas mi falta de ortografia,y te pido lo repitas si pongo otra, mi hijo me daria una "colleja".
Lo del mivil es verdad, a mí tambien me pasa, y de vez en cuando tengo que eliminar algun número, a mi edad a veces es porque la persona nos ha dejado.
Un abrazo

Eastriver dijo...

Borrar un nombre es fácil, borrar los efectos de ese nombre a veces también es fácil, y otras no tanto. Por cierto, tengo que hacer lo mismo en mi móvil... jeje.

Genín dijo...

Un dia de estos tengo yo que hacer lo mismo.
En cierto modo el cerebro hace eso automáticamente, el otro día salió en la tele una tía que se parecía una jartá a una novia que yo tuve y no hubo manera de acordarme de su nombre...
Salud

felicitat dijo...

Yo soy un desastre con el móvil, y además lo uso poquíiiisimo. La compañía debe de estar buena conmigo.

Mi memoria cada día está más fresca y renovada, aunque los años pasan, ahora recuerdo cosas que hacía tiempo que no recordaba... suerte que no las borré!!

Jose Vte. dijo...

La memoria, la nuestra, no la del teléfono, es selectiva, depende de cada persona el quedarse con los malos momentos, los que tienen tendencias depresivas, y lo que prefieren quedarse con los buenos, generalmente los mas optimistas, pero si se le deja actuar, el cerebro filtrará ambos y los malos momentos se convertiran en enseñanzas y avisos, y los buenos es momentos entrañables de nuestra vida.

La del teléfono, basta con formatearlo para que se quede a cero.

Un abrazo

María dijo...

¿Sabes que se puede poner la tarjeta del móvil en el fijo y pasar tus contactos a éste? Yo lo hice y no te veas la de gente que me sale en la agenda.
Bueno espero que no me hayas borrado a mí, y si lo has hecho, como yo tengo tu número pues te llamo y lo tendrás de nuevo, jejeje qué malvada soy...
Hoy estoy traviesilla.

Besos

Alfonso dijo...

Yo soy el tonto de los móviles, tengo tres: el que tiene todo el mundo, el privado para mi familia y el que utilizo para internet.
Y te cuento una cosa que me has recordardo. Cuando mi hermana estaba en el hospital, me dijo: nene, dáme el móvil ¿y sabes qué hizo? borró a todo el mundo que tenía en su lista, que no la llamaban para preguntar como estaba. Lo hizo llorando, se murió varios días después.
Luego esa gente fue al entierro. Pero ya no estaban en la agenda de mi hermana. Yo creo que se merecieron el borrado.

Víctor Hugo. dijo...

Como dijo Indor Montanelli en su Historia de Roma, esto de mantener los contactos "siempre ha sido una gran astucia en todos los tiempos". Saludos.

Princesa115 dijo...

Qué fácil sería dar a un botoncito y eliminar a toda esa gente que nos hizo daño en algún momento...pero el corazón y la mente no funcionan como un móvil.
Yo también tengo que hacer limpieza, jajaj.

Un saludo

Аmanєcєr dijo...

Yo tambièn soy, de las que hacen limpieza con regularidad en el mòvil. Pero en la memoria llevo un tiempo en el intento, pero nada de nada, sigue ahì lo que deseo borrar. Tal vez algùn dìa, con un poco de fuerza de voluntad, lo logre.

Besos!!

Marta dijo...

Mamè
los importantes son sin duda los que se quedan en esa memoria.
Y creo que a muchos nos iria genial de vez en cuando hacer un reset y empezar con la memoria vacia de cosas superfluas..
Mils de petonets.
Por cierto feliz de que el flamenco sea por fin patrimonio de la humanidad.
Yo es que soy uan catalana mu flamenca, ea

yraya dijo...

Sería una gozada poder borrar gente y hechos de los que no quieres acordarte, aunque te he de decir que no tengo muchos "enemigos"
Yo el móvil si lo uso tengo mucha familia lejos.
Saludos

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Me has hecho pensar con esta entrada.
Es verdad que a veces te pones en esa disyuntiva y piensas... "tal vez deba conserva este número por si..."
Pero sigue pasando el tiempo y te das cuenta de que aquella vieja amistad no volverá o quizás, en el fondo, desees que no vuelva.
Y entonces le das a "borrar" y te sientes liberado.

Con ese simple click eliminas de un plumazo los residuos de "lo que fue" y ya no volverá a ser.

Por otra parte... ¡Hay que ver el montón de funciones que tiene un móvil, chico!
A mí me pasa como a ti, que lo uso para lo más básico: llamar y responder (ni juego, ni chateo...), pero reconozco que es una cámara de fotos siempre a mano para las emergencias, y una agenda de reducido tamaño que se ha convertido en algo imprescindible.

Un beso, Mamé.