viernes, 29 de octubre de 2010

MAÑANA SERÁ OTRO DÍA...



Otra noche más apago el portátil y me voy a dormir, mientras doy las gracias a no se que… pero las doy, que suerte tengo… duermo entre sábanas muy limpias, mullidas mantas, una confortable habitación y sobre todo acompañado, antes abro el frigorífico y no me decido por nada de todo de lo que allí puedo encontrar y lo vuelvo a cerrar ver tanta comida me quita el apetito, mañana cuando me levante me prometo a mi mismo revisar el armario donde guardo ropas que hace años que no me pongo, después desayunaré pero antes apartaré todos los mandos a distancias que se amontonan sobre la mesa… el de la televisión, el del DVD, el de la mini cadena, el del aire acondicionado…, suena el teléfono y como siempre confundo los sonidos y nunca se si es el móvil o el fijo, mientras tanto hablo ojeo la prensa desde mi ordenador. 

No consigo concentrarme. no se me quita de la cabeza lo de pensar “La suerte que tengo de dormir entre sábanas limpias…”

13 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

A veces me planteo que quizá nos deberíamos de negar a dormir mientras haya tanta desigualdad...pero me vence el sueño.

María dijo...

¡Amén!
Cuando alguien me pregunta que por qué hago positivo todo, con lo que tengo encima, siempre digo que estoy encantada de mi vida.
Abrir los ojos y saber que tengo para comer y donde dormir es un placer que a veces se olvida.

¡Buen fin de semana!

emejota dijo...

Mas alto pchss, quizas, no importa. Mas claro no puede estar. Tenemos la fortuna de sabernos afortunados, no cabe mayor felicidad en la vida salvo el placer de compartirla. Un muy fuerte abrazo amigo Séneca.

Anna Jorba Ricart dijo...

desde luego Mamé..."mira atras tuyo o al lado o delante, que siempre hay alguien que está peor..."...y dar gracias a la vida de lo que tenemos...
Aunque a veces tengamos queja por alguna razón....

felicitat dijo...

Quejarse, es de puro vicio. Seguramente, otros, en nuestro lugar, también se quejarían. El hombre es egoísta de por sí.

Mismamente, por eso que tu dices, yo también doy gracias cada noche, y rezo para que el dia que sigue, sea igual y no peor.

Y por la misma causa, el otro día, alguien de mi casa, se fue a dormir sin cenar, se levantó y no desayunó y finalmente, se lo zampó a la hora del almuerzo, porque con la comida no se juega. Hay que aprender a apreciar y respetar lo que se tiene y lo que hay, no sé si hice bien o mal, pero así lo decidí y no me arrepiento.

Un post muy educativo, Mamé.
Un saludo.

Eastriver dijo...

Ese es el secreto de la felicidad... saber mirar alrededor y saber valorar lo que tenemos. Y mañana será otro día, sí, para seguir luchando por otras cosas. Pero mientras tanto, cuánto tenemos, y no siempre material!

Ceferina dijo...

Tienes razón. Tenemos tantas cosas... y la mayoría de las veces no lo apreciamos.

Que pases un feliz fin de semana.

Saludos.

sema miranda dijo...

A mi alguna que otra vez se me ha pasado por la cabeza ponerme del otro lado,tanta seguridad que dan las sabanas limpias a veces me aterra,estoy demasiado acomodado a lo bueno que cuando mi vida se tambalea no se afrontarlo bien y me produce miedo.Ellos seguro que tambien han pasado miedo pero tambien es seguro que ahora no.

Genín dijo...

Me pasa lo mismo cuando disfruto en mi humilde ranchito de todas las comodidades, sin un duro, pero no me falta de nada gracias a que me se administrar y eso también lo hay que agradecer a, como dices, no sabemos muy bien que...
Salud

Silvia dijo...

HOLA:cuanta razòn tienes...dormimos muy tranquilos y otros ni ahi...nada...
y ser agradecidos y tratar de dar ..
no resolveremos todos los problemas pero ..ayudaremos..
me encanto tu post..
muy bueno visitarte...
besotes
silvia cloud

Princesa115 dijo...

Qué razón tienes!!! Y la cantidad de gente que duerme en la calle, en los espacios reservados para los cajeros automáticos de los bancos?
Es triste, pero real

Buen fin de semana

ARO dijo...

¡Cuánta razón tienes! Y desde esa situación, no somos siempre conscientes de lo que sufren tantos miles de seres humanos.

Mari dijo...

Si todo el mundo,por no decir los más poderosos,pensaran en los demás tal y como tú lo has escrito,otro gallo cantaría.
Si los grandes poderes de este mundo volvieran la vista hacia el lado oscuro que queda al contrario de donde siempre se mira y se activara una mijita la glándula de la solidaridad(atrofiada en casi toda la especie),estoy segura de que habria mas viviendas dignas,y no gente durmiendo en la calle;habría más trabajo,no más parados haciendo cola en el INEM;habrían niños mejor alimentados y con menos enfermedades,no esos pobres chiquillos olvidados...en fin...aunque sabemos que está en nuestra mano el erradicar eso,no es suficiente...hace falta algo más,como por ejemplo,el dineral tan asquerosamente derrochado en armamento,misiles y demás equipamiento de guerra.